Público
Público

"Nuestra propuesta política recoge el derecho a decidir y con eso vamos a jugar"

Josu Erkoreka. Cabeza de lista del PNV al Congreso por Bizkaia. Ve "casi imposible un marco de endurecimiento estable" con el nuevo Gobierno si este no busca afianzar la paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PNV ha jugado un papel central la última legislatura en el Congreso al garantizar al Gobierno de Zapatero cierta estabilidad a cambio de jugosos acuerdos en materia de inversiones para Euskadi y transferencias del Estatuto de Gernika. Su cabeza de lista por Bizkaia el 20-N, Josu Erkoreka (Bermeo, 1960), explica los retos de su partido para los próximos cuatro años en un escenario marcado por el final de la violencia de ETA.

¿Qué pedirá el PNV al futuro Gobierno para darle estabilidad si no tiene mayoría absoluta?

'Una relación de bilateralidad con el Estado significa rescatar la idea tradicional de foralidad'

Hay dos cosas importantes. La primera es un compromiso en apuntalar la paz, de manera que sea definitiva, irreversible y duradera. La segunda es que actúe con responsabilidad ante la crisis económica. Hay que poner en marcha una política económica que sepa conciliar el crecimiento con la depuración en los presupuestos de elementos prescindibles.

¿Está satisfecho con el grado de cumplimiento del Gobierno de Zapatero del acuerdo de estabilidad presupuestaria y desarrollo del Estatuto?

No se ha cumplido plenamente porque el adelanto de las elecciones ha hecho que tuviéramos que renunciar a parte del tiempo que teníamos para trabajar el acuerdo de todas las transferencias. El pacto sobre la transferencia de los ferrocarriles no ha sido posible. También había un compromiso para explorar otros ámbitos competenciales del Estatuto, como la gestión del régimen económico de la Seguridad Social, pero no ha habido tiempo material. No obstante, estamos satisfechos con los resultados.

El PNV insiste en esta campaña en la transferencia a Euskadi de la gestión del régimen económico de la Seguridad Social ¿Qué ganarían los pensionistas vascos?

No hablamos de una transferencia que incluye el sistema público de pensiones en su integridad. Así, no podría prometer que, en virtud de esa transferencia, los jubilados vascos tendrían unas pensiones distintas a las del Estado español. Lo que puedo prometer es que ganarían, pues la gestión se realizaría más cerca de ellos y la experiencia prueba que la gestión más próxima es la más eficaz porque es la que mejor se ajusta a las necesidades de los ciudadanos.

El PNV defiende también un estatus político para Euskadi en 2015 basado en una relación de 'bilateralidad' con el Estado. ¿Qué significa, porque ahí no se habla de independencia...?

Una relación de bilateralidad significa rescatar la idea tradicional foral de equiparación entre el territorio foral y el territorio común, de manera que nadie esté sobre nadie y exista un estatus que permita la concertación. Significa también que, en la medida en que dos partes estén en pie de igualdad y se reconocen mutuamente, ambas gocen también de capacidad y libertad para decidir libre y democráticamente su futuro. Trabajaremos para que esta propuesta se traduzca en un pacto político en Euskadi que sea hecho suyo por las instituciones y refrendado por los ciudadanos.

¿El PNV aceptaría un estatus que superase el Estatuto de Gernika sin recoger el derecho a decidir?

Siempre estamos dispuestos a incrementar el autogobierno, vía Estatuto de Gernika o por otra alternativa. Ahora bien, en este momento, la propuesta política que hacemos contempla el derecho a decidir, y es con eso con lo que vamos a jugar. Lo que depare el futuro ya se verá.

Amaiur les reprocha que en este proyecto político de nuevo estatus Navarra quede como un satélite'.

Eso es falso. Nuestros planteamientos siempre incluyen a Navarra. Lo que ocurre es que es un planteamiento integrador de Navarra y, a su vez, respetuoso con la voluntad mayoritaria de los navarros. Es como si yo le dijera a Amaiur que sus planteamientos dejan al margen Iparralde (País Vasco francés), porque ahora dicen que van a ir al Congreso después de haberse pasado 15 años diciendo que ir allí era de traidores. Evidentemente, en Madrid, de Iparralde poco van a poder negociar.

¿Qué será lo primero que pedirá al nuevo Gobierno para consolidar la paz?

Lo primero que hay que hacer es normalizar la política penitenciaria, es decir, comenzar a aplicar a los reclusos de ETA las mismas normas y beneficios penitenciarios contemplados en la legislación para el resto de reclusos. Que su reclusión se produzca en cárceles más cercanas, que los reclusos con enfermedades graves incurables puedan acogerse a los beneficios previstos en la legislación Todo debería estar aplicándose ya por parte de Zapatero sin esperar al 20-N, porque se contempla en la ley.

'Haya o no presión en el PP, espero que Rajoy tenga autoridad para afianzar la paz' 

Si el nuevo Gobierno estuviera en minoría y rechazara dar pasos para consolidar la paz, ¿el PNV cerraría totalmente la puerta a un acuerdo de estabilidad?

Veo muy difícil, casi imposible, que si hay un desencuentro en la estrategia para afianzar la paz pueda haber un marco de entendimiento estable con el Gobierno. Esto no excluye acuerdos puntuales.

¿Ve a Rajoy capaz de sacudirse la presión del sector más duro de la derecha para abordar un diálogo con ETA sobre las consecuencias de la violencia: presos, víctimas y desarme?

Quiero creer que sí, que sabrá actuar con inteligencia, grandeza de miras, generosidad y la mirada puesta, sobre todo, en el afianzamiento de la paz. Quiero creer que, haya o no presión interna en el seno del PP para impedir que se avance en ese terreno, Rajoy tendrá las ideas claras, autoridad y determinación para avanzar en ese terreno.

¿Por qué el PNV no ve posible una paz con vencedores y vencidos, como defienden el PP, el PSOE y el propio lehendakari?

Esa dicotomía de vencedores y vencidos resulta inadecuada, porque es un término militar. Creo que lo que debe quedar claro es que la democracia se ha impuesto a la violencia, porque es la verdad y, además, porque esa percepción guarda una enseñanza para el futuro: que, nunca más, nadie sienta la tentación de recurrir a la violencia para hacer valer sus planteamientos políticos. Esto es más útil, educativo y eficaz para organizar la convivencia futura.

¿Vive el PNV el 20-N como una pugna para mantenerse como el primer partido del nacionalismo vasco frente a Amaiur?

No, vivimos las elecciones con mucha confianza. Esté quien esté en la carrera electoral, creemos que tenemos una trayectoria clara, positiva y reconocida en Euskadi. Por eso, esperamos ganar las elecciones en la comunidad autónoma y hacerlo con unos resultados que nos permitan formar grupo parlamentario.

'Amaiur va a ir al Congreso después de 15 años diciendo que ir allí era de traidores' 

El PNV reclama un adelanto de las elecciones en Euskadi. ¿Buscará que Rajoy obligue al PP vasco a retirar su apoyo al Gobierno vasco de Patxi López o cree que este caerá por si solo?

Sí, no va a hacer falta que presionemos demasiado al PP para que Patxi López comience a atravesar dificultades. Si algún asidero tenía López era el Gobierno del PSOE. A partir del momento en que sea recuperado por el PP, no puede pretender ser el ariete territorial socialista contra el Gobierno. Y teniendo en cuenta que su aliado es el PP, no tendrá más remedio que diseñar una política subordinada a las directrices del Gobierno central. Eso es la perdición para un responsable político.

¿Cómo valora la entrevista de ETA en el diario Gara'?

No he tenido aún ocasión de leerla. Me dicen que lo más relevante es esa expresión de voluntad favorable al desarme. Si de verdad ha tomado esa decisión, que se desarme, que no esté anunciando públicamente su voluntad en ese u otro sentido en un goteo interminable de proyección mediática. No estamos en Hollywood. Que haga lo que tenga que hacer y no aburra más.