Público
Público

"Nuestro escenario es que la luz no suba este año"

Miguel Sebastián. Ministro de Industria. Valora que se haya abierto el debate sobre el ahorro energético y acusa al PP de inacción en este campo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Recibe a Público en su despacho, horas después de que el Consejo de Ministros aprobara, el pasado viernes, el plan de ahorro energético. Miguel Sebastián (Madrid, 1957), ministro de Industria, descarta que una eventual crisis en Argelia afecte al suministro de gas a España y espera que la luz no vuelva a subir este año.

Una semana dura...

'Argelia es un proveedor importante, pero nuestro aprovisionamiento de gas está diversificado'

Sí, pero el debate que se ha abierto es muy bueno para el país. Habíamos hecho campañas de promoción del ahorro y esfuerzos notables, con resultados, pero no había calado tanto en la opinión pública. Sólo asuntos como las bombillas, la corbata, que algunos habían convertido en anécdotas; pero no había habido un debate sobre la importancia del ahorro. Sobre todo, en esta situación, en la que la subida del precio del petróleo nos lo pone muy difícil.

¿En cuánto tiempo se han preparado estas medidas? Se les ha acusado de improvisar.

Siempre tenemos listo un paquete de medidas. Tenemos un plan 2008-11 que acababa este año e íbamos a sacar otro. Esta situación lo ha adelantado. Algunas medidas estaban preparadas; otras, intensifican las que teníamos en marcha; y otras, como la de la velocidad, que estaba pensada para situaciones de interrupción del suministro y así lo recomienda la Agencia Internacional de la Energía, las hemos rescatado para este momento, dada la gravedad y rapidez de la subida del precio, y porque Libia suministra a España el 12% del petróleo y estamos más expuestos que otros países europeos.

'La crisis libia refuerza nuestra defensa del carbón autóctono; espero que la UE tome nota'

¿Da más miedo Argelia que Libia?

Miedo no da nada. Argelia es importante; es el 30% de nuestro gas y está muy cerca. Pero, afortunadamente, tenemos un aprovisionamiento muy diversificado. En petróleo, también, con unas reservas de más de cien días. Si se cortara el suministro de Oriente Medio y el norte de África, en una crisis de dimensiones brutales, se nos cortaría el 50% del suministro. Tendríamos para 200 días con el otro 50%, que podemos recibir de Europa, América y otras zonas de África como Nigeria.

¿Está pagando ya el consumidor el laudo favorable a Argelia en su conflicto con Gas Natural por los precios del gas?

'En un caso extremo, toda nuestra electricidad podría tener origen nacional'

Esa información es rotundamente falsa y no tiene ningún sentido. Mencionaba una forma de calcular el diferencial entre precios que existía en 2005, cuando no había conflicto, que se mantuvo en 2007, el año en el que se inició el conflicto, pero no hay ninguna causalidad entre las dos cosas. Nosotros lo quitamos en 2008. Una de las reformas del sistema eléctrico fue crear la TUR [tarifa doméstica], que eliminó todo este procedimiento poco transparente de fijación de precios. Es absurdo decir que parte del laudo se ha incorporado a la factura del gas y de la luz. Tenemos una tarifa profundamente transparente.

Le han llovido las críticas por ayudar al carbón nacional. ¿Esta potencial crisis de suministro refuerza sus argumentos?

Totalmente. No esperábamos vernos refrendados por los hechos tan rápido y de forma tan contundente, pero ha quedado claro que, en caso de problemas de suministro de gas, necesitaríamos el carbón. Esperamos que la UE haya tomado buena nota. No era un ejercicio teórico, sino una realidad y vamos a seguir apostando por nuestro carbón. Ahora, el reto es que una parte de ese tejido productivo sea rentable, para cumplir nuestro compromiso de que en 2018 no haya ayudas públicas. Lo vamos a conseguir, siempre desde el diálogo con sindicatos y comunidades autónomas. Lo que no ayuda es la actitud de la Xunta de Galicia [ha recurrido las ayudas en Bruselas] y del PP. No se entiende que la Xunta perjudique los intereses de España. Debería ir a una vía mucho más constructiva. Las comunidades autónomas tienen que defender lo suyo, pero también los intereses de España.

'Si Competencia detecta algo en el mercado de los carburantes, que investigue'

La red de regasificadoras [plantas que permiten descargar el gas en barco] de España es la envidia de Europa. ¿Puede ayudar la crisis libia a agilizar la interconexión gasista con Francia?

Sin duda. Las interconexiones son buenas para la seguridad del suministro y para abaratar ese suministro. Si conseguimos que el gas argelino llegue, a través de Francia, a Alemania y al este de Europa, se abaratará el gas ruso. Y al revés, porque tendríamos más poder de negociación. Europa debe negociar casi como un solo país frente a los suministradores, que son casi un oligopolio.

Independientemente de la crisis libia, parece que la era del crudo barato se acaba. ¿Nos tenemos que acostumbrar a vivir peor?

'No hay cambio de discurso sobre la nuclear; se trata de que los grupos estén cómodos'

No. No se trata de hacer sacrificios no razonables, sino de consumir como los europeos. No es mucho pedir. Alemania es un país muy productivo, con una industria muy eficiente y competitiva. ¿Por qué no parecernos a ellos en consumo energético? ¿Por qué derrochar energía en iluminación, temperatura o uso de los combustibles? Ese país y otros pueden ser un buen modelo. Se puede tener buena calidad de vida, buenas calefacciones, buena industria y un buen tejido productivo sin derrochar energía. No hablamos de volver a las cavernas. El problema es que el PP no hizo nada. Perdimos ocho años en los que, poquito a poco, Europa iba ahorrando, ganando eficiencia energética. Es verdad que ahora hemos recuperado un poco del terreno perdido, pero todavía tenemos un exceso de consumo respecto a Europa. Y eso nos hace más vulnerables, pero nos da una oportunidad de crear empleo dedicado al ahorro y la eficiencia energética, y eso va a tener retornos a largo plazo. El camino no es la burla, ni la risa.

En materia de eficiencia, ¿basta una legislatura? ¿No conviene una estrategia a largo plazo?

La tenemos. Hemos hecho una apuesta por las renovables, que están reduciendo nuestra dependencia en generación eléctrica. Un tercio es gas, pero tenemos un buen porcentaje generado con recursos autóctonos. En un caso extremo, toda nuestra electricidad podría tener origen autóctono: carbón, nucleares y renovables. Y en el sector del transporte, nuestro gran reto, tenemos dos apuestas que llevan tiempo, pero que estamos haciendo: en ferrocarril, para sustituir parte del transporte de mercancías y personas por carretera y aire; y el coche eléctrico, a muy largo plazo. En este campo, somos pioneros en Europa y vamos a seguir ese camino. El PP inicialmente nunca estuvo y ahora parece que empieza a entrar, lo que nos parece una buena noticia, porque el coche eléctrico va a ser uno de los caminos para reducir nuestra dependencia. Coches nucleares no hay, por mucho que digan que el tema se arregla con nucleares. Yo conozco submarinos nucleares, pero coches nucleares, no.

«Si Catalunya no se pronuncia sobre el ATC, el Gobierno tomará una decisión, y será pronto»

Algunas medidas de ahorro ya estaban en el plan de 2008.

Pocas.

Por ejemplo, está el asunto de los corredores aéreos, que no tiene coste. ¿Por qué no se hizo antes?

Las medidas son multidepartamentales. Hay una comisión interministerial de ahorro y eficiencia energética, que funciona muy bien y que propone medidas y ve la rapidez en su ejecución. El tema de los pasillos aéreos no se hace de la noche a la mañana. Hay que estudiar todas las rutas, ponerlas en consideración de controladores y aerolíneas, y es un tema bastante complejo, por razones obvias de seguridad. Lo pusimos en marcha en 2011, al abrir una serie de rutas aéreas utilizando los pasillos de Defensa, que se han cambiado, y tocaba otra fase, que íbamos a hacer al acabar el año. Es verdad que esto lo ha precipitado.

El plan coincide con la gasolina en máximos históricos. El ciudadano no lo entiende.

La comparación tiene que hacerse con el petróleo en euros. Ha habido una variación del tipo de cambio y de los impuestos, pero no es verdad que hayan subido los márgenes de distribución, que están en torno a 14 céntimos el litro. Es verdad que es un céntimo más que la media europea, pero también lo es que tenemos una red de gasolineras que no gana mucho dinero. Algunas, incluso, se están yendo [del país]. Tampoco detectamos una gran ganancia en las distribuidoras, aunque corresponde a Competencia investigarlo.

Competencia critica mucho al sector, pero no abre expedientes.

Así es. Si de verdad detectan algo, y nosotros no lo hemos hecho, lo normal es que abran un expediente que culmine, de ser necesario, en sanciones.

Competencia también critica la bolsa mayorista de electricidad, el pool'. ¿No se va a tocar?

El mercado de electricidad no funciona mal. Tenemos un mix, en teoría, más caro que en otros países, donde al tener más nucleares es más barato. Y nuestro pool está por debajo del de Francia y otros países, por lo que no tenemos problema. Lo podemos mejorar, tanto en el funcionamiento de las subastas de largo plazo, como en el hecho de que hasta ahora no impactaban las energías renovables. Ahora sí, y eso va a ser una mejora y un menor coste para el sistema.

Toca revisar las tarifas en abril. ¿Va a volver a subir la luz?

Ya hemos dicho que la subida de enero es excepcional e irrepetible. Teníamos un término de energía que subió mucho y un déficit de tarifa que impedía bajar los peajes. Era inevitable y necesaria. Nuestro escenario, salvo que ocurra un acontecimiento internacional que impacte en los precios, es que no vuelva a subir la luz este año.

¿No habrá más déficit de tarifa?

Con las medidas de diciembre [se han limitado las horas fotovoltaicas], el pacto con el sector eólico y termosolar [para reducir las primas] y el hecho de que las eléctricas paguen parte de la estrategia de ahorro que financia las medidas, más el peaje que hemos puesto a la generación, junto con la subida de enero, creemos que vamos a cumplir con nuestro objetivo de déficit tarifario.

Pacto energético

¿Va a haber pacto energético con el PP?

Seguimos hablando con ellos. Nuestra oferta siempre ha incluido el ahorro energético y nunca nos han dicho que no. Siempre nos han dicho que había que tomar medidas de ahorro, sin decir cuáles. Sorprenden sus críticas. Tendrían que aclarar si tomarían alguna medida. Criticar la velocidad, las bombillas, la temperatura y las corbatas está muy bien, pero ¿qué proponen ellos? Que nos den una sola medida que ahorre los 18 millones de barriles que supone el límite de velocidad, que equivalen a un millón de coches eléctricos.

Había un objetivo de 250.000 coches eléctricos e híbridos en 2014. ¿Se va a conseguir?

Es un objetivo muy ambicioso. Ojalá lleguemos. Vamos a ver cómo evoluciona la economía y el precio del petróleo, que es un incentivo para que la gente compre vehículos eléctricos. Nos preocupa que las ciudades pongan más postes de recarga, den más facilidades, para compensar el mayor coste de estos coches. Si los ayuntamientos van en esa dirección, y este plan incluye incentivos para ello, avanzaremos en una medida muy importante para el futuro industrial, energético y tecnológico del país.

¿Ha cambiado el Gobierno su discurso sobre la energía nuclear?

Se ha hecho una enmienda para que se sientan cómodos todos los partidos, para tener un modelo que dé seguridad al suministro eléctrico y al sistema. El Gobierno decide, cuando llegan a los 40 años, en función de una serie de condicionantes, si las centrales nucleares siguen o no [abiertas] y una vez el Gobierno decida, lo pone en manos del Consejo de Seguridad Nuclear, que hace un informe estrictamente sobre seguridad nuclear. No va a haber ninguna decisión antes de 2021 porque todas las centrales, excepto Garoña, tienen una vida muy joven. El Gobierno de turno será el que tendrá que decidir sobre esa extensión. Nuestro partido cree que hay que ir sustituyendo la energía nuclear por otras fuentes y llegado ese momento entiendo que lo preferirá. No es incompatible con lo que hemos venido defendiendo, ni mucho menos. De hecho, con Garoña decidimos prorrogar dos años [su vida de uso] hasta 2013.

¿Qué pasa con el ATC, el almacén de residuos nucleares?

Queremos el consenso y estamos buscándolo. Acaba de haber un cambio de gobierno en Catalunya y todavía no nos hemos sentado para hablar del tema. Es verdad que en principio hay una resolución del Parlament [en contra del almacén], pero el nuevo Gobierno no se ha manifestado y hay que esperar a que lo haga para ver si conseguimos ese consenso. Si no lo hace, el Gobierno tendrá que tomar una decisión y lo hará pronto, porque es importante para España, por su coste económico y de seguridad. Si no, las piscinas de residuos acabarían llenándose y habría que construir almacenes individuales, que son más caros y menos seguros.

¿Qué pasó con los fabricantes de coches y los concesionarios?

PP, CIU y PNV han metido la pata hasta el fondo y han votado una enmienda en la que, partiendo de la base de que el modelo de relación contractual entre distribuidores y fabricantes probablemente era injusto para los vendedores, se han ido al otro extremo, a un modelo tremendamente injusto para los fabricantes. Desgraciadamente, estamos en minoría en el Congreso y ha habido una irresponsabilidad de PP y CIU, que, afortunadamente, se ha corregido. Nos hemos sentado con fabricantes y concesionarios y hemos llegado a un acuerdo entre ellos, que creo es muy bueno, y vamos a hacer una Ley de contratos de distribución equilibrada y europea. No es de recibo que el concesionario asuma el 100% del riesgo, pero tampoco lo es que lo haga el fabricante. Hemos buscado una fórmula equilibrada como la que tienen otros países. Tenemos avanzado el nuevo anteproyecto de Ley de Distribución, que siempre estuvo preparado para aprobarse este año. El conflicto ha estallado por esta enmienda, bastante desdichada, y que nos debe llamar a la reflexión. No puede ser que en el Parlamento se pongan por sorpresa enmiendas sin evaluar las consecuencias ni consultar con nosotros ni los afectados. Son formas de actuar que dicen poco de estas fuerzas políticas.

¿Se buscan nuevos mercados para las exportaciones?

Seguimos apostando por los mercados emergentes, que son los de más rápido crecimiento. Hemos cumplido nuestro objetivo de tener un tercio de las exportaciones fuera de la UE y vamos a seguir en esa dirección. Vamos a seguir apostando por el turismo, que es otra fuente de crecimiento de nuestro sector exterior; también por la diversificación temporal, por la desestacionalización del turismo; tenemos muchísima infraestructura que cierra buena parte del año y hay que aprovecharla; y por la diversificación del producto. No sólo el sol y playa, del que somos y seguiremos siendo líderes mundiales, sino nuevas ofertas de turismo cultural, gastronómico, deportivo, científico, idiomático...