Público
Público

Nuevas peleas internas manchan la refundación de IU

La crispación está al rojo vivo en Euskadi y Balears se ha partido en dos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cohabitación en IU siempre cuesta. Nunca es sencilla, ni siquiera en estos tiempos de paz en la dirección federal. Porque cuando se tapa una gotera, aparece otra. Ahora, una vez apaciguado el fuego cruzado entre el PCE e IU en Asturias, han estallado los conflictos en dos federaciones pequeñas, Euskadi e Illes Balears. Aunque la estabilidad interna no se quiebra, dirigentes de todas las familias reconocen que es una “muy mala noticia” a tres semanas de la asamblea de refundación.

La crispación en Euskadi se remonta casi a la elección de Mikel Arana como nuevo líder tras las autonómicas de 2009, cuando Ezker Batua cayó del 5,37% al 3,51% y perdió dos de sus tres diputados. La tensión entre Arana y el ala afín al ex coordinador Javier Madrazo fue in crescendo, hasta que el pasado 21 de mayo este sector logró que se sustituyera en el Consejo Político a las nueve personas que habían cambiado de bando.

Como defiende Serafín Llamas, el escudero de Madrazo, se activó el pacto antitransfuguismo firmado en la VII Asamblea de EB (2008) por los que componían esa lista, de forma que, si alguno se separaba del criterio acordado por la corriente, renunciaba a su silla en el Consejo. La Comisión de Garantías avaló la decisión, pero los nueve afectados han ido ya a los juzgados.

Cambios de criterio los hubo. Arana, junto a nueve personas, integrantes de la lista de Madrazo en 2008, leyeron las elecciones como un toque de atención en lo interno, explica el coordinador a Público. “Hay reticencias a aplicar lo acordado: revisar la política de alianzas, abogar por una izquierda más real y no tan pegada al PNV”, con quien EB y Eusko Alkartasuna gobernaron de 2001 a 2009. A Arana lo apoyan el PCE y los críticos de Andoni Basterra (una familia llamada EPA).

La crisis en EB escaló en la última semana: hoy hay dos ejecutivas y dos consejos políticos

“Caemos en la ley del péndulo –opone Llamas–. De defender una cosa a la contraria. Quieren borrar el pasado, del que Arana participó [fue director de Servicios de la Consejería de Vivienda y Asuntos Sociales, en la práctica, su número dos]. No todo fue negativo. Además, están cerrados a coaliciones”. La disputa recae también sobre el control de los censos, que ahora coordina la dirección federal y que el sector madracista juzga como una “pérdida de soberanía de EB”.

Esta semana los hechos se precipitaron. Y para mal. El domingo, Madrazo dimitió como presidente de EB. El lunes, Arana destituyó a Llamas como coordinador de Presidencia y de Finanzas y a Sergio Fernández como secretario de Organización. El jueves, el ala madracista respondió con la convocatoria de un Consejo Político en el que planteó una dirección “paritaria y plural”. En otra zona de la sede de EB, se celebraba otro Consejo Político, dirigido por Arana, que selló la remodelación de la ejecutiva decidida el lunes. Es decir, que hubo dos ejecutivas y dos consejos políticos. Hoy lunes 7 se prevé la reunión de los dos sectores para reconducir la crisis.

El sábado nació en Balears Iniciativa d'Esquerres, e IU cambió a Esquerra Alternativa i Verda

En Illes Balears –federación con mayoría de IU Abierta, como Euskadi–, la tensión se liberó vía ruptura. El coordinador regional, David Abril, lideró el proceso de refundación en las islas. Durante el debate, el sector de Esquerra XXI –al que se adscribía la consellera de Asuntos Sociales del Govern balear, Fina Santiago– pidió que se discutiera si seguir en IU o no. El ambiente se calentó, se cruzaron acusaciones de manipulación de censos y al final Abril dimitió y se marchó de IU con la corriente soberanista. Con él se fueron Santiago y Miquel Roselló, vicepresidente del Consell de Mallorca y consejero del Departamento de Cooperación Local e Interior.

La fractura afecta por ahora a la isla capitalina, y no a Menorca e Ibiza-Formentera, que han quedado fuera del contagio. Tampoco es una división de dos mitades exactas. Los que se han quedado en IU calculan que se han ido en torno a una veintena. 

El sábado un centenar de personas constituyó la nueva formación, Iniciativa d’Esquerres, un partido “asambleario, más rojo y más verde, que no sólo quiere parecer diferente, sino serlo”, describe Abril, el nuevo coordinador. No descarta converger con IU en las próximas autonómicas, junto con el Partido Socialista de Mallorca [PSM] y ERC, para así reeditar el Bloc, aunque su referente actual más próximo es Iniciativa per Catalunya Verds (ICV). 

La otra parte de IU se reinventó el sábado: cambió de nombre –pasa de Esquerra Unida a Esquerra Alternativa i Verda-Esquerra Unida– y eligió líder en Mallorca, Albert Aguilera, concejal de gobierno en Sencelles (Mallorca). Eberhard Grosske, segundo teniente de alcaldesa en Palma y responsable federal de Política Municipal, niega “injerencias” de Madrid y acusa a los escindidos de crear un “proyecto que no es autónomo, pues se irán con los nacionalistas del PSM”. Con Grosske y Aguilera se quedaron Manuel Cámara, secretario federal de Organización de IU con Gaspar Llamazares al frente, y Emylse Mas, coordinadora de la formación en la capital del archipiélago.

En abril, llegó el acuerdo clave para la paz en IU: el PCE retiraba todas las acciones judiciales contra IU Asturias y se procedía a la integración de los expulsados, ahora en trámite. Al mismo tiempo, se oficializaba el 'aislamiento' del todavía coordinador de los comunistas asturianos, Francisco de Asís Fernández Junquera, como describen desde la federación del Principado.

En Jaén, en cambio, el problema sigue enquistado entre el PCE y la corriente crítica, fiel al legado de Julio Anguita. En la asamblea provincial de IU en marzo se reeligió a Luis Segura de coordinador, con el rechazo de los críticos.

En Málaga, el edil Antonio Serrano y decenas de afiliados abandonaron IU en abril. El concejal había sido echado por la dirección andaluza tras discrepar con el portavoz municipal, Pedro Moreno, aunque después la Comisión Federal de Garantías anuló la expulsión.

Félix Taberna, uno de los grandes apoyos de Llamazares en su etapa como coordinador, anunció el miércoles 2 de junio que dejaba IU Navarra para centrarse en una plataforma cívica por el cambio en la Comunidad Foral.