Publicado: 08.04.2015 08:13 |Actualizado: 08.04.2015 15:21

Los once detenidos por yihadismo tenían la "voluntad" de
atentar en Catalunya

Según ha explicado el conseller de Interior, Ramon Espadaler, los detenidos formaban parte de una célula organizada que captaba a jóvenes, los radicalizaba y los enviaba a Siria e Irak para luchar junto al Estado Islámico.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Agentes de los Mossos d'Esquadra custodian a una de las nueve personas que han sido detenidas en el marco de una operación contra el terrorismo yihadista que están llevando a cabo la policía catalana, coordinada por el juzgado número 1 de la Audiencia Nac
Agentes de los Mossos d'Esquadra custodian a una de las nueve personas que han sido detenidas en el marco de una operación contra el terrorismo yihadista que están llevando a cabo la policía catalana, coordinada por el juzgado número 1 de la Audiencia Nacional./ EFE/Sussana Sáez
La operación se ha iniciado de madrugada y se lleva a cabo en los municipios de Barcelona (en el distrito de Sants), Terrassa, Sabadell, Sant Quirze del Vallès (Barcelona) y Valls (Tarragona)./ EUROPA PRESS
La operación se ha iniciado de madrugada y se lleva a cabo en los municipios de Barcelona (en el distrito de Sants), Terrassa, Sabadell, Sant Quirze del Vallès (Barcelona) y Valls (Tarragona)./ EUROPA PRESS

BARCELONA.- Los Mossos d'Esquadra han detenido este miércoles a once personas y han practicado al menos diez registros en un operativo contra el yihadismo en varias localidades de Catalunya.

Los once detenidos pasarán el próximo viernes a disposición del juez Santiago Pedraz, quien se encuentra esta semana de guardia en la Audiencia Nacional, que les interrogará sobre su presunta "voluntad" de atentar en Cataluña, han señalado fuentes jurídicas. En la comunidad autónoma formaban parte de una célula organizada que captaba a jóvenes, los radicalizaba y los enviaba a Siria e Irak para luchar junto al Estado Islámico. "Su forma de captar y radicalizar no era especialmente a través de las redes sociales ni de las mezquitas, sino de charlas, entre otras cosas", ha dicho el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero.



Los detenidos son diez hombres --uno de 17 años-- y una mujer, de entre 17 y 45 años y nacionalidades española, marroquí y paraguaya, algunos de ellos conversos, según ha explicado el conseller de Interior, Ramon Espadaler, en rueda de prensa. "Nos debe hacer reflexionar mucho que cinco sean conversos --cuatro españoles y un paraguayo-- y es algo que evidencia la gran capacidad de radicalización de la célula", ha alertado Espadaler, que ha afirmado que el grupo ha quedado desarticulado con las detenciones.

 

La operación se ha iniciado de madrugada y se lleva a cabo en los municipios de Barcelona (en el distrito de Sants), Terrassa, Sabadell, Sant Quirze del Vallès (Barcelona) y Valls (Tarragona).

Se trata de una de las principales operaciones contra este tipo de terrorismo hecha hasta el momento en Catalunya, y en el dispositivo participan 360 agentes de los mossos.

Según han explicado fuentes de la investigación, las detenciones están relacionadas con una operación de diciembre de 2014 en la que se detuvo en Bulgaria a tres vecinos de Terrassa, Sabadell y Monistrol de Montserrat (Barcelona) cuando se iban a incorporar al Estado Islámico.

El operativo lo llevan a cabo equipos especiales de intervención de los Mossos y está tutelado por el Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional.

En declaraciones a Rac1, el consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha explicado que los Mossos llevan tiempo trabajando en ese caso y ha señalado que la operación continúa abierta, por lo que no ha descartado que se realicen nuevas detenciones a lo largo del día.

La policía autonómica investigaba a los tres jóvenes, de 27, 24 y 18 años, desde el mes de junio del pasado año al detectar que habían iniciado un proceso de radicalización islámica con mensajes a favor de la yihad.

"Su forma de captar no era especialmente a través de las redes sociales ni de las mezquitas, sino de charlas, entre otras cosas", ha dicho el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero.

En el marco de la operación, que está bajo secreto de sumario, los Mossos d'Esquadra han realizado siete registros en Terrassa, cuatro en Sabadell, dos en Barcelona --uno en el distrito de Sants--, dos en Valls (Tarragona) y uno en Sant Quirze del Vallès: "La intención de atentar en Catalunya ya había quedado probada antes de las actuaciones de esta madrugada", ha apuntado el conseller del Interior de Catalunya.

Una vecina del número 9 de la calle Juan Bravo de Barcelona, uno de los lugares donde los Mossos han realizado las detenciones, ha dicho que los hombres vivían allí desde hace tiempo "aunque nunca había los mismos, siempre iban cambiando". La mujer, que vive en el edificio desde hace 38 años, también ha asegurado que todos eran muy amables y se habían integrado bien en la comunidad.

Sin embargo, ha destacado que los últimos inquilinos que ella había visto llevaban solo unos meses viviendo allí  y todavía no había tenido tiempo de conocerles en profundidad.

La vecina ha reconocido que "no se sabía qué hacían allí siempre tantos hombres, pero eran muy tranquilos y nunca habríamos imaginado esto", ha manifestado tras saber la supuesta relación el yihadismo.

Espadaler pide calma 

Aunque según Espadaler, el grupo tenía intención de atentar en Catalunya, el conseller ha destacado que "no ha habido en ningún momento peligro", y ha llamado a la calma de los ciudadanos y a la confianza en los cuerpos policiales.

"En Catalunya tenemos una alta eficiencia policial, es lo que nos diferencia, y por eso se habla de más casos, porque los detectamos", ha destacado, y ha asegurado que el yihadismo es una realidad que no se debe esconder pero que está muy perseguida por los Mossos.

Ha declinado contestar al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que ha considerado que la fundación Nous Catalans ha integrado a musulmanes extremistas: "La operación de hoy es lo suficientemente importante como para entrar en polémicas estériles que la tapen y que no llevan a ningún sitio".

Sí que ha criticado que el ministro dé el nombre de pueblos catalanes con mezquitas radicalizadas, y ha asegurado que ha tenido que hablar con varios alcaldes para tranquilizarles.