Público
Público

Nueve detenidos en Madrid en las marchas contra los recortes

Miles de personas salieron a las calles de varias ciudades españolas. En la capital, la policía reprimió las protestas con varias cargas policiales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La indignación por el nuevo paquete de recortes anunciado el pasado miércoles por Rajoy y aprobado en el Consejo de Ministros, provocó entre la noche del viernes y la madrugada del viernes nuevas protestas espontáneas en varias ciudades españolas. En Madrid, la marcha, que se detuvo en las sedes de PP y PSOE y el Congreso de los Diputados, se saldó con nueve detenidos, según informa la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Todos ellos fueron trasladados a la Brigada Provincial de Información donde se está tomando declaración.

Convocados por el Movimiento 15-M a través de las redes sociales y bajo el hashtag #quesejodan (en relación a la expresión utilizada el miércoles por la diputada conservadora Andrea Fabra en el Congreso), miles de ciudadanos de movilizaron contra las últimas medidas del Ejecutivo, entre las que se encuentran la subida del IVA o la eliminación de la paga extra de Navidad de los empleados públicos. Las protestas de ayer se unen es la forma que ha elegido el movimiento 15-M para secundar las movilizaciones protagonizadas por los funcionarios en los últimos días.  

En Madrid, hubo tensión entre manifestantes y agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos antidisturbios, cuando la marcha llegó a la sede federal del PSOE. La policía había cortado los accesos al edificio, lo que provocó forcejeos y tensión.

Tras unos minutos de discusiones verbales, los antidisturbios cargaron contra la multitud, propinando golpes en el cuerpo y la cabeza de varias personas. En esos momentos, pasadas las nueve de la noche, la Policía identificó y retuvo a algunas personas, entre ellas, una anciana [En la imagen inferior, foto de la mujer publicada en Twitter por @PabloLRiv]. 'Cuando vuestros hijos os pregunten mañana [por hoy] qué habéis hecho por ellos y por su futuro, respondedle que habéis pegado a un hombre', le echó en cara el herido a los agentes. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid también hubo cargas policiales frente al cuartel general del PP, en la madrileña calle de Génova. 

Poco después, cuando la marcha llegó hasta el Congreso de los Diputados, después de haber cortado la Gran Vía y haber pasado brevemente por la Puerta del Sol, la tensión volvió a recrudecerse y la policía volvió a cargar. Después, el 15-M volvió a su lugar de nacimento, la Puerta del Sol, donde alrededor de un millar de manifestantes

Mientras, en Barcelona las aproximadamente 300 personas que proseguían la protesta realizaron una sentada en pleno Passeig de Gràcia después de abandonar la sede de CiU. La jornada ha transcurrido tranquila y en un ambiente festivo en la capital catalana, sin que se produjera ningún incidente mayor que una leve pelea entre un taxista y un manifestante. Al final, la marcha finalizó su camino en la Plaza Catalunya, donde guardaron, acompañados de velas encendidas, un minuto de silencio por los afectados del incendio que tuvo lugar en Valencia a principios del mes de julio.

'¡Escucha Mariano, no terminas el verano!', coreaba la multitud en Madrid, donde tras varios intentos consiguieron cortar el tráfico frente a la sede nacional del partido. '¡El próximo parado, que sea un diputado!' y '¡Esto nos pasa por un Gobierno facha!', gritaban también en Barcelona, donde los indignados han tenido algún momento de tensión con los agentes que acordonaban el edificio, sin que se haya producido ningún incidente grave. 

Como es habitual, entre los manifestantes de ambas ciudades se encontraba gente de todas las edades y condiciones. Así, en Barcelona se ha podido ver alguna camiseta de 'Mossos indignados' y varios atuendos de la marea verde (amarilla, en Catalunya) que simboliza las protestas contra los recortes en Educación. En Madrid, hasta el equipo sanitario de una ambulacia del Samur se bajó a aplaudir a la marcha.

En Madrid, la Delegada del Gobierno en la comunidad, Cristina Cifuentes, se topó -se desconoce si por casualidad o intencionadamente- con el 15-M. Tras encontrársela por sorpresa en su camino hacia la calle Ferraz (sede del PSOE), algunas personas la persiguieron algunos metros, hasta que la delegada consiguió meterse en un restaurante. (Imagen publicada en Twitter por @MsTribulaciones)

Mientras, en Barcelona, -los manifestantes, que expresaron su malestar tirando petardos y cortando el tráfico en algunos puntos de la ciudad, se concentraron frente a la casa del president de la Generalitat, Artur Mas. Hasta allí llegaron unas 300 personas, que previamente consiguieron saltarse el cordón policial para ocupar la Diagonal.