Publicado: 17.11.2013 08:30 |Actualizado: 17.11.2013 08:30

Los nueve 'puntos sucios' del Madrid de Ana Botella

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ana Botella no obtuvo el bastón de mando de la Alcaldía por el voto de los madrileños, sino por designación del PP. Desde entonces, su mandato se ha caracterizado por una falta de eficacia ante situaciones tan graves como la tragedia del Madrid Arena, ocurrencias como la del relaxing cup of café con leche en la presentación a la candidatura olímpica 2020 o  su inacción ante ciertos problemas ciudadanos, como en los primeros días de la huelga de limpieza viaria. Tres puntos sucios, pero ¿qué hay del resto?.

Vecinos de Madrid, sindicatos y partidos de la oposición coinciden en que el mandato de Ana Botella destaca por su mala gestión. La subida de impuestos y los continuos recortes asfixian a una ciudad cuyo Ayuntamiento parece estar centrado únicamente en pagar su deuda, que asciende ya a más de 7.000 millones de euros. "Lo justo sería dar prioridad a las necesidades de los ciudadanos, antes que a la devolución de la deuda" afirma un portavoz de la Federación Regional de Vecinos de Madrid. Varios cambios en su cúpula de gobierno y un programa disperso convierten al Consistorio en un barco a la deriva, que parece carecer de patrón.

Los continuos recortes asfixian a una ciudad cuyo Ayuntamiento parece estar centrado únicamente en pagar su deudaLa alcaldesa se ha convertido en una figura política muy cuestionada por la sociedad, debido a su falta de respuestas ante problemas de gran envergadura. "Ha conseguido alcanzar un nuevo nivel de ineficacia" ironiza Diego Cruz, portavoz adjunto del PSOE. Las competencias municipales se ven mermadas por la escasez del presupuesto y por una continua externalización de los servicios. Males cuyos síntomas se manifiestan en una prestación cada vez más precaria en casi todos los servicios que ofrece el Ayuntamiento a los ciudadanos:

El presupuesto destinado a este sector ha disminuido notablemente, con una rebaja de 22 millones de euros. "Han retirado las partidas más importantes de asistencias", denuncia Luis Miguel López, secretario general de UGT en el Ayuntamiento. "Se ha retirado la asistencia a domicilio de las personas mayores y aumentan las necesidades de familias en exclusión social". Además, centros de asistencia como el de ayuda al alzheimer en la calle Alhambra, con una inversión adjudicada de 3 millones, aún no se han abierto. Y se reducen los presupuestos para la vacunación de ancianos, así como la ayuda a drogodependientes.

La capital cada vez tiene menos oferta cultural y algunos de los centros comienzan a pasar a manos privadas, o están pendientes de ello, como el teatro Fernando Fernán Gómez o el Matadero. La financiación para la cultura escasea, con una reducción presupuestaria del 35% para actividades culturales en los Centros de distrito, además de un recorte en subvenciones a salas alternativas de teatro. "El Conde Duque se creó con una partida de 70 millones de euros, pero ahora lo comen las carcomas y las goteras" afirma el secretario de UGT, que apostilla: "La cultura no da dinero, por eso no interesa y la tienen abandonada". El portavoz municipal de IU, Ángel Pérez, sostiene que "el Ayuntamiento busca el beneficio económico a costa de la oferta cultural, alquilando espacios públicos para marcas comerciales".  

Los centros deportivos municipales se encuentran abandonados desde que todos los esfuerzos se centraran en ganar la candidatura a los Juegos Olímpicos de 2020, en los que se confiaba como la gran solución para invertir en la reforma de las instalaciones. Pero los JJOO no llegaron y los centros deportivos como La Latina o Usera, siguen cerrados a la espera de su anunciada reconstrucción. "Pensaban que los Juegos lo iban a solucionar y no tienen ningún plan B. No tienen alternativas para lo que no sale, ni otros proyectos", manifiesta el portavoz del PSOE. Además, algunos centros como el de Chamartín se han externalizado y por lo tanto se han incrementado los precios, pero no ha mejorado el servicio.

Suspensión de líneas de autobuses, incremento de las tarifas y disminución de la frecuencia horaria. Son algunas de las consecuencias de los recortes que están afectando directamente al sector de transportes. El aumento del precio del abono ha provocado una disminución de los usuarios, que optan por el automóvil, incrementando así la elevada contaminación de la ciudad. Además, el Ayuntamiento no promueve suficientemente el uso de la bicicleta, puesto que no acondiciona la ciudad para el uso de este vehículo. En septiembre, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) mandó un informe sobre el uso de la bici y Madrid quedó la última de España, explica David Ortega, portavoz del grupo municipal UPyD.


A pesar de ser un sector en el que Ana Botella tiene experiencia, por su anterior mandato como concejala de Medio Ambiente, el control de los índices de contaminación en Madrid es muy precario. "Durante su gestión se ha empeñado en impulsar el papel de las empresas privadas como gestoras de nuestros servicios públicos y ahora hemos visto las consecuencias con la huelga de limpieza" protesta Miguel Ángel Pérez, portavoz de Izquierda Unida. Madrid es una de las capitales europeas que padecen mayor polución del aire. Recientemente la UE sancionó a la capital madrileña por superar los niveles máximos saludables de NO2 (dióxido de nitrógeno), aunque ya en 2010 la Organización Mundial de la Salud (OMS) había denunciado a Madrid por superar esos límites.

La seguridad ciudadana ha ido disminuyendo porque el número de agentes de policía va reduciéndose, ya que los funcionarios que se jubilan no son sustituidos por nuevas promociones. Julián Leal, portavoz del Colectivo Profesional de la Policía Municipal, asegura que "más de un tercio de la plantilla tiene 50 años, mientras que no salen nuevas ofertas de empleo público". Pero en este colectivo también se cree que el mandato de la alcaldesa ha tenido "etapas de luces y de sombras", estima Leal, al subrayar que han conseguido un acuerdo con la alcaldía para una mayor flexibilidad horaria. Un convenio que se aprobó con casi el 75% de la plantilla a favor. Lástima que sea difícil encontrar más ejemplos de buena gestión municipal.