Público
Público

Un nuevo recorte de salarios subleva a los médicos catalanes

El presidente del Col·legi de Metges ve "inasumible" la pérdida de más poder adquisitivo y llama a "alzar la voz"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lejos de acercar posturas, los profesionales médicos y la Generalitat de Catalunya están cada día más lejos. El camino propuesto por el Institut Català de la Salut (ICS) para conseguir recortar el 10% del gasto anual sanitario impuesto por el Goven de Artur Mas ha puesto en pie de guerra a facultativos y usuarios. El presidente del Col·legi de Metges de Catalunya, Miquel Vilardell, calificó ayer de 'inasumible' el recorte salarial que la Generalitat pretende para los facultativos. El tijeretazo incluye ahora un fuerte recorte en la paga extra de Navidad.

'Para muchos profesionales que en estos momentos sólo trabajan en el sector público realmente estas pérdidas en su salario son inasumibles', criticó Vilardell. El que fue nombrado en enero presidente del Consell Assessor de Salut por Artur Mas, mostró ayer su preocu-pación por las condiciones laborales de los facultativos si se hacen efectivos los recortes planteados por el ICS. Vilardell insistió en que es la hora de que los médicos 'levanten la voz' para denunciar la situación de la sanidad pública y sus condiciones laborales.

La propuesta pasa por recortar hasta 1.200 euros de la paga navideña

El recorte propuesto se sumará al aplicado a nivel nacional en mayo del año pasado a todos los funcionarios. 'Se dijo que sería del 5% pero se llegó a aplicar hasta un 10% en función del cargo', recordó el secretario general del sindicato mayoritario de médicos, Metges de Catalunya, Antoni Gallego. En esta misma línea, Miquel Vilardell reiteró ayer que la nómina de algunos médicos 'ya se ha reducido un 20%, por lo que si a este profesional se le recorta aún más el sueldo, pasa a ser muy pequeño'.

El objetivo del ICS es ahorrar 77 millones de euros en tan sólo tres meses, 45 de los cuales pertenecen al capítulo de personal. Como reconoció el gerente del ICS, Joaquim Casanovas, 'el tiempo apremia y se están tomando decisiones a contrarreloj'.

El conseller de Salud, Boi Ruiz, insistió en que el 'esfuerzo' que se les pide a los facultativos reduciéndoles 'temporalmente' el sueldo no es mayor que el que ya están haciendo otros colectivos. Además, aseguró que 'el 1 de enero todo volverá a la normalidad' y se comprometió a establecer en un futuro los mecanismos necesarios para que a partir de 2014 los médicos reciban lo perdido. Este argumento contrasta con el del gerente del ICS, quien declaró el viernes pasado que 'es de esperar que en 2012 la situación económica se recupere y los médicos reciban lo de estos tres meses'.

En tres meses, Salut quiere ahorrar 77 millones de euros, 45 en personal

Desde ayer, los sindicatos conocen con detalle la propuesta de la Administración para reducir 25 millones en complementos de destino y 20 millones más retrasando el pago de las guardias y la antigüedad. La dirección del ICS reunió ayer en la mesa sectorial a todos los sindicatos Metges de Catalunya, UGT, CCOO, Satse y CATAC para presentar un paquete de medidas de gestión para cumplir con el presupuesto aprobado por el Parlament de Catalunya. Unas medidas que, según el comunicado del ICS, son 'de carácter temporal y sólo se aplicarían durante los próximos tres meses'. Mientras tanto, desde UGT, Juan Corbacho aseguró que en la reunión de ayer no se habló en ningún momento de la devolución del equivalente al dinero dejado de ingresar por los médicos.

Fuentes cercanas a Metges de Catalunya afirman que la propuesta de ahorro incluye dos alternativas, y ninguna de las dos es considerada válida por los sindicatos. La primera es adelgazar los gastos a costa de reducir la plantilla eventual. La segunda, más concreta, descontaría a todos los trabajadores sanitarios de la paga de Navidad el valor del complemento de destino de los meses de octubre, noviembre y diciembre. Además, la antigüedad se pagaría el próximo ejercicio y las guardias pasarían de pagarse a 60 días, en vez de a 30. El total del recorte está estimado aproximadamente en 1.200 euros para un médico adjunto, 800 para una enfermera y 430 para un celador.

El conseller de Salud insistió ayer en mostrar una actitud esperanzada ante las difíciles negociaciones, pero aprovechó la ocasión para recordar a los médicos que su actitud 'deberá ser diferente' para encontrar un punto en común.

Este es el segundo recorte en el sueldo de los médicos en un año y medio

Los sindicatos no son el único frente abierto para la dirección del ICS. Mientras los nuevos recortes en los hospitales públicos van tomando forma, el cierre de las urgencias nocturnas aprovechando el verano todavía colea. Una cincuentena de vecinos de la zona interior de la comarca de la Selva se manifestaron ayer en las calles de Girona para reclamar la reapertura en horario nocturno de los ambulatorios.

Cerca de allí, un grupo de pediatras del ambulatorio de Salt denunció ayer en un comunicado sus 'precarias condiciones laborales'. Aseguraron que atienden a niños de más de 70 nacionalidades, lo que unido a la falta de personal les obliga a bajar la calidad asistencial.

Por otra parte, la Junta de Personal de los ambulatorios del Camp de Tarragona rompió ayer las negociaciones con el ICS ante 'la ambigüedad del organismo público a la hora de facilitar el número de despidos'. Según Gemma Ortega, presidenta de la Junta, el ICS pretende reducir 1,2 millones de euros en gastos en lo que queda de año, una cifra que, en coincidencia con las declaraciones del presidente del Col·legi de Metges, definió como 'inasumible'.

'Si son 70 millones en toda Catalunya, que nosotros tengamos ya 1,2 nos sorprende', comentó Ortega, quien aseguró que sólo reanu-darán las conversaciones cuando se les facilite el número de despidos.