Público
Público

Un nuevo testimonio policial da un giro al 'caso Faisán'

Un mando dice al juez que el investigador del soplo intentó borrar la prueba principal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La declaración del comisario José C., antiguo número dos de la Comisaría General de Información, dio ayer un giro a la investigación del caso Faisán, al acusar al investigador del chivatazo, el comisario Carlos G., de haber intentado encubrirlo.

Según declaró ayer el testigo ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, Carlos G. le pidió que intermediara el 5 de mayo de 2006 el siguiente al soplo para borrar la grabación de una conversación en el interior del coche de Joseba Elosua, en la que este comentaba a su yerno que un txakurra (policía) le había advertido de la operación en curso. Esta es la prueba más firme que existe del chivatazo.

Carlos G. se convirtió en el investigador del chivatazo por orden del juez Fernando Grande-Marlaska, quien lo eligió porque precisamente él era el jefe del operativo que el soplo había desbaratado. José C., que declaró ayer a petición de Dignidad y Justicia, también dijo al juez que Carlos G. se había mostrado el día anterior al chivatazo en contra de ejecutar su propia operación por miedo a dañar el proceso de paz. En su razonamiento incluyó el hecho de que el dirigente del PNV Gorka Aguirre, ya fallecido, fuera uno de los objetivos de la operación policial.

Un segundo testimonio, el del jefe del Grupo VIII de la Brigada de Información de San Sebastián, también apuntó ayer al grupo de investigadores. Este policía declaró que el inspector jefe Francisco Javier V., el segundo de Carlos G., obvió trasladarle la orden de detención de Aguirre. Según el jefe del Grupo VIII, en la hoja de servicio de aquel día sí que figuraba el arresto de Aguirre. Cuando la operación se llevó a cabo, al mes siguiente, Aguirre no fue detenido aunque figuraba como imputado. El juez Baltasar Garzón retiró los cargos contra él en 2008.

Por el chivatazo continúan imputados el director de la Policía de la época, Víctor García Hidalgo, el jefe superior de este Cuerpo en el País Vasco y un inspector de Información.