Público
Público

La número dos del PSM niega ante el juez haber prevaricado

Rollán afirma en el juicio que desconocía "la ilegalidad" del convenio urbanístico que aprobó el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz cuando era alcaldesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No tenía ningún motivo para dudar de la legalidad del convenio'. Con estas palabras se defendió ayer la número dos de los socialistas madrileños, Trinidad Rollán, de la acusación que pesa sobre ella por un delito de prevaricación en el que supuestamente incurrió en 2001.

Ese año el consistorio de Torrejón de Ardoz, del que Rollán era alcaldesa, aprobó un convenio urbanístico que posteriormente la Justicia declaró ilegal a raíz de un informe elaborado por el secretario del ayuntamiento, que advertía de varias irregularidades.

Ayer se celebró la primera sesión del juicio que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) contra ella y contra otros 13 miembros de la anterior corporación municipal del consistorio madrileño acusados del mismo delito para quienes el fiscal pide una pena de inhabilitación de ocho años.

Durante la vista, la mano derecha de Tomás Gómez aseguró que durante el pleno municipal del 26 de noviembre de 2001 en el que se aprobó el polémico convenio, el secretario del ayuntamiento 'estaba ahí y no advirtió de la existencia de ningún informe desfavorable', ni de que dicho expediente incurriera 'en ninguna ilegalidad'.

Tanto ella como los demás acusados afirmaron que el texto desfavorable del secretario municipal lo conocieron sólo tras ser citados a declarar por los tribunales. Es más, Rollán aseguró que, con la aprobación del convenio, que 'disponía de informes técnicos y jurídicos favorables' de las abogadas de la Concejalía de Urbanismo del ayuntamiento, 'estaba convencida' de que se daba 'solución a 107 familias que se iban a quedar sin vivienda'.

El convenio suscrito con la empresa Patrimonios Siglo XXI permitió la edificación de viviendas sociales para familias de pocos recursos en una parcela de Torrejón que fue urbanizada a raíz de dicho acuerdo.

El ex edil de Urbanismo y actual portavoz socialista del consistorio, Francisco Martín Rojas, declaró, por su parte, tener 'la absoluta certeza y convicción' de que ni él ni sus compañeros y demás concejales no tenían 'la mínima sospecha de irregularidades' en la elaboración del convenio.

A las puertas del TSJM Rollán se mostró confiada de que la sentencia de la Sala de lo Civil y lo Penal del tribunal presidida por Francisco Javier Vieira Morante 'va a ser absolutoria para todos' los acusados. El juicio prosigue hoy con la declaración de los testigos. Entre otros, comparecerán el secretario municipal, Saturio Hernández, y una de las abogadas de Urbanismo, Blanca Causapié.