Público
Público

El número dos del PSOE andaluz abandona su escaño

Rafael Velasco dimite tras acusar el PP a la Junta de beneficiar a su esposa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El número dos del PSOE andaluz, considerado por todos como hombre fuerte del partido que lidera José Antonio Griñán, enfila la salida del Parlamento dejando un reguero de incógnitas políticas.

Rafael Velasco, vicesecretario general del PSOE-A, presentó ayer su dimisión como diputado del Parlamento andaluz. Su salida se produce después de que el PP haya acusado a la Junta de trato de favor a Aula Cinco, la academia de formación que tiene en Córdoba la esposa de Velasco, Antonia Montilla, que según publicó El Mundo de Andalucía ha recibido casi 730.000 euros en subvenciones. Velasco, que no es miembro del Gobierno andaluz, mantiene su cargo en el partido, que ayer le mostró públicamente su 'apoyo total'.

Griñán rechazó su dimisión como vicesecretario general del partido

El PSOE andaluz emitió una nota en la que atribuía la dimisión a 'la campaña de difamación, injurias y calumnias personales y familiares' que sufre Velasco. 'Visto cómo se está resintiendo su vida familiar, y dado el estado en el que se encuentra su esposa, que espera su segundo hijo, ha tomado la decisión de dejar su acta de diputado para dedicar más tiempo a su familia', dice la nota del PSOE, que denuncia una 'cacería política' del PP y anuncia medidas legales 'por el daño moral ocasionado'.

Velasco también presentó su dimisión como vicesecretario general del partido, pero Griñán no la aceptó, aseguran fuentes socialistas. En el partido y el Gobierno se instaló tras la noticia un profundo desconcierto y preocupación. 'Entre la vida política y la personal, ha elegido la personal', señalaban comprensivamente algunos. Entre los dirigentes socialistas había también quien opinaba que la decisión había sido 'precipitada' y mal medida políticamente, ya que generaba confusión. La cuestiones más confusas son: si la Junta y el propio Velasco defienden que todo ha sido legal, ¿por qué se va?; y si se va para atender a su familia, ¿por qué no deja el cargo en el partido?

Entre los socialistas se instaló ayer una profunda preocupación

Queda también la duda de si un parlamentario dimisionario aguantará la brega de un cargo orgánico de choque permanente. Esta dimisión a medias seguramente no calmará las aguas, sobre todo porque la presión del PP no cesará ahora que ha detectado un flanco abierto. Público intentó sin éxito contactar con Velasco. Este, a través de la nota del partido, defendió la 'intachable' trayectoria empresarial de su esposa.

Rafael Velasco (Palma del Río, Córdoba, 1973) es la punta de lanza de la nueva generación de dirigentes de menos de 40 años llegados al poder en el socialismo andaluz. Pese a su juventud, acumula una amplia experiencia orgánica e institucional que incluye su paso por el Congreso de los Diputados.

En el último congreso regional, que encumbró a Griñán y acabó con la bicefalia en Andalucía, el presidente andaluz encargó a Velasco el mando del partido situándolo en un cargo que hasta entonces ocupaba Luis Pizarro, eterna mano derecha de Manuel Chaves.