Público
Público

Ser o no ser

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ha querido la crisis que las elecciones generales del 20-N se celebren bajo los golpes de la cruda realidad, la de que uno de los más modernos transatlánticos, el euro, amenaza con hundirse. Como suele ocurrir, los fallos de construcción se han visto magnificados por la negación primero y una respuesta que, más tarde, ha agravado los efectos de aquellos. Y los últimos días de campaña nos sumerge de cabeza en la amenaza de naufragio. Tanto se ha caricaturizado la crisis en este país que ella ha terminado con tomarse su venganza.

Mariano Rajoy, cuando la prima de riesgo o diferencia entre el bono público español a diez años y el bund alemán iba por los 450 puntos básicos o 4,5%, prometió ayer desde Santander 'romper' con esta prima disparada. 'Y le vamos a decir a Europa y al mundo que España es un país serio, un país fiable, un país que cumple sus compromisos, que es una de las grandes potencias del mundo, y que la circunstancia de que durante unos años haya habido un Gobierno que no ha estado a la altura de las circunstancias no significa que no seamos una gran nación', explicó el candidato del PP.

Rajoy habla un día con Zapatero y al siguiente ‘incendia’ el mercado de bonos

Ni en las circunstancias más extremas, por así decir, al borde del naufragio, vamos, se ha cortado Rajoy de sacar partido. Una tarde habla con Zapatero y Elena Salgado, ataca de paso a Rubalcaba, y al día siguiente echa leña al fuego del mercado de bonos. Después de las promesas del candidato favorito para ganar las elecciones, la prima de riesgo siguió escalando y si después cerró a 4,6% fue por la intervención del Banco Central Europeo (BCE).

Mira por dónde, precisamente los inversores venden los bonos españoles porque les queman las manos. Porque bajo el liderazgo de Angela Merkel, con su afán de cubrirse ante sus electores, al vender la idea del llamado moral hazard (que los inversores aguanten su vela por haber invertido mal y se sometan a pérdidas empezando en Grecia) ha terminado por conseguir la sequía del mercado de bonos en la eurozona. Es la iliquidez total.

La catarsis del PSOE deberá aguardar a después de los comicios andaluces

Pero aún en estas circunstancias tan dramáticas, Rajoy ha seguido elogiando a países como Francia. ¿Pero nadie le ha informado de que la jornada de ayer precisamente ha consagrado el contagio, donde las primas de riesgo de Francia, Austria, Holanda y Finlandia, los buenos alumnos cuyo ejemplo quiere seguir el candidato del PP a la hora de 'hacer los deberes', también se han disparado? ¿No sabe todavía que la deuda pública en Francia casi se duplicó, a raíz de la crisis, hasta el 83% del PIB, media de la eurozona, y que en España se situó, a finales de 2010, en el 62%?

En estos días finales, cada uno está a lo suyo. Zapatero y Salgado tratan de llegar al domingo, y, después, hasta mediados de diciembre; Rubalcaba piensa en el día después. ¿Cuatro meses, hasta después de las elecciones andaluzas, sin congreso del PSOE? Porque ¿cómo hacer la catársis cuando todavía sigue el terremoto andaluz?.