Publicado: 03.01.2011 13:35 |Actualizado: 03.01.2011 13:35

Un obispo achaca la pederastia en la Iglesia a la crisis moral de la sociedad

Celso Morga, nuevo secretario de la Congregación para el Clero, explica así los abusos a menores: "Como tenemos de todo, buscamos placeres nuevos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La culpa de que sacerdotes abusen sexualmente de menores no la tienen ellos, sino la sociedad. Así opina el nuevo arzobispo secretario de la Congregación para el Clero, Celso Morga, que lejos de condenar los casos de pederastia en el seno de la Iglesia, los ha achacado a la la crisis moral de toda la sociedad occidental.

Morga se ha estrenado así en su nuevo cargo. Este sacerdote riojano de 62 años ha desempeñado diferentes cargos en el Vaticano en las últimas dos décadas y desde hace un año era el subsecretario de la Congregación para el Clero en donde ahora dependerá de forma directa del cardenal Mauro Piacenza.

La Congregación para el Clero, ha detallado Morga, es un dicasterio vaticano "del clero y para el clero" que resuelve litigios entre sacerdotes y obispos, responde a las solicitudes de dispensa -abandonar su ministerio- de curas y también analiza las peticiones de quienes desean regresar "que cada vez son más".

Ha asegurado que su principal tarea es la de analizar "las inquietudes" que sacerdotes de todo el mundo plantean al Papa; cuando un cura dirige una carta al Santo Padre es la Congregación para el Clero quien la recibe y, salvo en casos muy concretos -que llegan al Papa- quien responde.

Así, ha reconocido Morga, ha sido a esta Congregación a donde han llegado denuncias y cartas de sacerdotes sobre pederastia, "principalmente de países anglosajones y de centro Europa", ha afirmado. "Este año y el pasado han sido muy dolorosos", ha admitido, y ha manifestado "el rechazo más rotundo" del Vaticano "a esta mancha abominable" porque "es todo lo contrario al ministerio sacerdotal".

Lejos de buscar la raíz del problema en el seno de la Iglesia, Morga ha culpado de la pederastia a la sociedad en general, ya que no es algo circunscrito exclusivamente al seno de la Iglesia "sino que está en toda la sociedad occidental, por una grave crisis moral a la que hay que reaccionar" en la que, "como tenemos de todo, buscamos placeres nuevos".

Morga ha asegurado que en algunos países se ha llegado a plantear la legalización de la pederastia "y si no luchamos contra este problema y contra la crisis moral, eso puede pasar en quince o veinte años". Y ha vuelto a insistir en "situar este fenómeno en todo el espectro de la sociedad" y "no esconderse diciendo que es algo solo de curas".

También ha minimizado los casos de abusos en España porque desde ahí "solo han llegado dos o tres casos" y ha recordado que en la última visita de Benedicto XVI a España "ninguna asociación de víctimas pidió reunirse con él" algo que "sí había pasado en sus últimos cuatro o cinco viajes".