Publicado: 28.09.2012 23:02 |Actualizado: 28.09.2012 23:02

El obispo Reig Pla: "La revolución sexual está produciendo muertos"

El prelado de Alcalá de Henares ha vuelto a cargar contra el aborto, la familia homosexual y la eutanasia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El obispo de Alcalá de Hernares, Juan Antonio Reig Pla, ha alentado a la juventud a "no tolerar" las desviaciones de la "familia natural". En el día internacional por el derecho al aborto libre, el obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Plá, ha vuelto a la carga contra el aborto, la familia homosexual y la eutanasia durante la I Jornada sobre la familia que organiza la Universidad CEU, en la que la gran sorpresa ha sido la ausencia del diputado europeo conservador Jaime Mayor Oreja quien ha alegado "problemas de agenda".

El obispo de Alcalá de Henares, quien saltó a la escena mediática tras sus declaraciones homófobas durante la homilía de viernes santo retransmitida por La 2, se ha dirigido en todo momento a los escasos jóvenes presentes en la conferencia instándolos a "no tolerar desviaciones de la familia natural" aunque su discurso ha estado marcado por la prudencia en las formas aunque no en el contenido.

Así, Reig Pla ha culpado de los males que acechan la familia, que "atraviesa uno de los momentos más críticos de su historia", y por extensión "la sociedad española y la civilización cristiana" a la segunda fase de la revolución sexual, la cual ha definido como la "separación del acto sexual del género de las personas", o lo que es lo mismo, la homosexualidad. "La revolución sexual se basa en que no hay pautas que rijan la tendencia sexual de las personas y eso es completamente falso", ha aseverado.

Fruto de esta libertad mal concebida, en opinión del obispo, el ser humano se ha creído libre a poder decidir sobre su cuerpo pudiendo pedir la eutanasia o, en el caso de las mujeres, abortar. "Esta idea se representa bien bajo el eslogan de 'Nosotras parimos, nosotras decidimos'. Pero es falso", ha denunciado Reig Pla.

El obispo ha defendido que el ser humano no puede disociar el cuerpo del espíritu, porque todo forma parte de una "unidad esencial". "La sociedad actual piensa la persona como un simple individuo que tiene autonomía completa. Pero ninguno nos hemos dado la vida a nosotros mismos. Somos dependientes de la sabiduría de Dios. La familia está concebido para procrear", ha señalado.

Asimismo, el obispo ha denunciado que los partidarios de la revolución sexual han llegado a "conquistado el poder en España sentándose en la presidencia del Gobierno" acompañados de "lobbies gays" de gran poder. "Estas personas han conseguido cambiar las leyes e incluso han cambiado la educación. La conquista ha llegado hasta tal punto que muchos ayuntamientos están financiado ONG que enseñan a los niños el autoerotismo. Cuando uno va a la escuela da miedo ver cómo piensan los niños", ha denunciado.

Estos cambios en la sociedad que arrancaron en mayo del 68 y que culminaron con leyes como el matrimonio homosexual o el derecho al aborto, según Reig Pla, han conducido a la sociedad actual al "apagón de la conciencia moral". "Bajo estos presupuestos la razón se extingue. Tenemos la conciencia moral apagada. Hemos separada la libertad de la percha de la verdad y así no somos libres", ha incidido.

El obispo Reig Pla ha insistido en su idea de lo que necesita España para salir de la crisis. En este sentido, el obispo ha señalado que la solución a los problemas del país no se encuentra ni en los ciudadanos que rodearon el Congreso el 25 de septiembre "ni en los señores que se sientan dentro del Parlamento". "No hay ningún grupo político que sepa lo que España necesita", ha incidido.

A su juicio, la única solución que tiene España a su crisis es iniciar una reflexión real sobre la "naturaleza de la persona" que le lleve a una reubicación "del concepto de matrimonio, familia y sociedad". Es más, Reig Pla ha señalado que aquellas personas que sólo se preocupan del bienestar material y que están preocupados por los Presupuestos Generales del Estado están conduciendo a España a la filosofía nihilista que conlleva a la deriva social.