Público
Público

Los obispos buscan sustituto a Losantos

Ha enfrentado a la jeraquía de la Iglesia con la Santa Sede, la Casa Real, el Gobierno y el PP. La Conferencia Episcopal está dispuesta a preparar su salida consensuada o no

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Parece que esta vez va en serio: la Conferencia Episcopal, accionista mayoritaria de la cadena Cope, se ha puesto manos a la obra y sus responsables ya manejan un listado con hasta una decena de nombres de comunicadores que podrían suplir a Federico Jiménez Losantos al frente de La mañana.

Un espacio y un comunicador que han causado “constantes quebraderos de cabeza” al Episcopado, según aseguraba recientemente el preconizado arzobispo castrense, Juan del Río, y cuyo contrato fue renovado el pasado 19 de mayo –coincidiendo con la visita del Comité Ejecutivo a Benedicto XVI– en contra del criterio mayoritario de la cúpula episcopal. Y, lo que parece más importante, sin el aval de Roma.

Aunque oficialmente no se ha tanteado a candidato alguno, sí es cierto que en esta ocasión los obispos parecen decididos a preparar la salida, consensuada o no, de Losantos de la Cope. El perfil buscado es el de un comunicador de reconocido prestigio, conocido por la audiencia –y por el Episcopado–, preferiblemente católico y que marque un estilo crítico con el poder pero menos agresivo en las formas que el de Losantos.

Un estilo que, además de sentar en el banquillo en numerosas ocasiones al locutor de la Cope, ha derivado en un “importante escollo en las relaciones Iglesia-Gobierno”, según aseguraba hace pocas fechas el embajador de España en la Santa Sede, Francisco Vázquez. Hoy por hoy, la permanencia de Losantos en la Cope ha causado a la Iglesia española problemas con la Santa Sede, la Casa Real y el Gobierno, por no hablar del Partido Popular.

De nada sirvió el encuentro mantenido antes del Congreso de Valencia entre Mariano Rajoy y el cardenal Rouco Varela para tratar de limar asperezas entre las dos instituciones –Iglesia y PP– que fueron de la mano en la pasada legislatura y que ahora parecen absolutamente enfrentadas.

Entre los propios obispos, cada vez son menos los que continúan defendiendo la oportunidad de la continuidad de Losantos. Y más aún tras los últimos resultados del EGM (Estudio General de Medios), que colocan a la Cope en tercer lugar (tras la Ser y Onda Cero), con el previsible descenso en la publicidad, que incidirá directamente en los beneficios de la cadena, una de las grandes bazas con las que Losantos ha jugado para forzar su renovación.

Una razón más, según han apuntado a este diario fuentes de la Iglesia, para abordar la sustitución de locutor “cuanto antes”, sin necesidad de esperar a que expire su nuevo contrato, vigente hasta 2009.

El candidato deseado por la Iglesia, desde hace años, no es otro que Carlos Herrera. La llegada del locutor de Onda Cero a la cadena episcopal aseguraría un nicho estable de oyentes y conservar la facturación del programa matinal. Sin embargo, su fichaje se antoja imposible: Herrera ya ha transmitido a sus íntimos su deseo de comenzar una retirada progresiva de las ondas. Sus honorarios, además, son una gran losa para quienes han de presentar un candidato final al Comité Ejecutivo del Episcopado.

Dejando a un lado esta opción, Alfredo Urdaci es el candidato preferido para quienes habrán de tomar la decisión final. Católico practicante, conoce perfectamente el medio y la Iglesia –fue corresponsal en Roma y ha escrito varios libros sobre Benedicto XVI–y, lo que es más importante, se trata de un figura reconocible para los obispos y para la audiencia. En contra de esta opción, su pasado en RTVE, que le convertiría en blanco fácil a las críticas del Partido Socialista.

Ernesto Sáenz de Buruaga y, en menor medida, Antonio Jiménez, completarían la terna de profesionales externos a la cadena que se maneja en la Iglesia. Saénz de Buruaga, además, sería un buen candidato si, junto al cambio de rumbo en las mañanas de la Cope, se pretende no romper los vínculos entre el Episcopado y la Comunidad de Madrid. En contrapartida, su llegada sería vista con recelo por la actual cúpula conservadora, que en las últimas semanas ha pedido a la propiedad de Cope el “cese de las hostilidades” contra Mariano Rajoy.

Antonio Jiménez, por su parte, es un candidato apoyado por el sector más moderado del Episcopado, aunque en su contra juega el hecho de ser la opción menos conocida para la audiencia.

Junto a estos nombres, los obispos barajan los de otros profesionales de la emisora. En este caso, el objetivo sería dar una imagen de confianza en el equipo de Cope, además de ser más viable desde el punto de vista económico.

Cristina López Schlichting sería la candidata con más opciones. La directora de las tardes tiene a su favor el ser mujer, católica reconocida y defensora, sin matices, del ideario de la cadena. En su contra, una audiencia claramente a la baja y que su ascenso a las mañanas podría ser entendido como una “traición” al resto de “estrellas” de la cadena.

El director general de contenidos de Cope, José Luis Restán, o locutores como Rafael Escalada o Rafael Sánchez también podría tener sus opciones, aunque ninguno de ellos es figura conocida para el gran público.

En la lista que maneja el Episcopado también se encuentran otros nombres, como Rafael Ortega (presidente de la Unión Católica de Periodistas) o el veterano Manuel Antonio Rico, aunque en ambos casos la edad resulta una rémora para considerar su candidatura.