Público
Público

Los obispos creen que la ley de la muerte digna favorecerá la eutanasia

Aseguran que nada puede justificar actos contra la vida humana y que "sin vida no puede haber libertad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No tiene sentido contraponer el derecho a la libre autodeterminación de la persona, como expresión de su dignidad, al bien de la vida humana'. Es el argumento esencial que los obispos de Andalucía utilizan para cuestionar  el Proyecto de Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de la Muerte.

La norma tiene como objetivo regular los derecho de las personas durante el proceso de su muerte, así como también respaldar a los profesionales, dotar de garantías sanitarias, y garantizar la protección de la dignidad de la personas antes de morir. Un ley pionera en España y que supone un avance en dicha materia.

Sin embargo, los obispos andaluces, desconfían. Aseguran que existen 'ambigüedadas' en el proyecto de ley que pueden 'abrir el camino a interpretaciones contrarias a la dignidad de la persona en el proceso de su muerte con el riesgo de favorecer una forma de eutanasia encubierta'.

Uno de los puntos más cuestionados por la Iglesia ha sido la distinción entre la vida biológica y la personal.  'Carece de fundamento antropológico', pues la vida humana es 'siempre' unidad biológica y personal y la atención médica ha de ser integral, zanjan.

Una de las frases con las que justifican sus palabras es la de que  'sin vida no puede haber libertad'. La autonomía personal 'nunca puede llegar a justificar actos contra la vida humana', continúan. Según la teoría que defienden los obispos, 'no tiene sentido' ya que, cualquiera que sea su estado de plenitud o deterioro, es siempre vida personal y por lo mismo goza indisociablemente de la dignidad indivisible de la persona'.

Además, apuntaron que la en lo referente a la limitación del 'esfuerzo terapéutico', es necesario aclarar que en los enfermos en coma o en estado vegetativo los cuidados ordinarios y básicos, como la hidratación y la alimentación, 'hay que realizarlos siempre', pues si se prescinde de ellos 'en lugar de permitir la muerte inevitable lo que se hace es provocarla y esto es una forma de eutanasia'.