Público
Público

Ocho menores y dos mujeres de la Isla de Tierra son trasladados al Peñón de Alhucemas

Permanecerán en la guarnición militar española y luego podrían ser llevados a Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ocho menores y dos mujeres han sido trasladados este lunes desde la Isla de Tierra, donde se encontraban junto a otros 71 inmigrantes, y han sido conducidos hasta el Peñón de Alhucemas, donde existe una pequeña guarnición militar. Según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno, los menores tienen edades comprendidas entre los diez meses y los 16 años, aproximadamente.

Asimismo, las dos mujeres que han sido también llevadas al Peñón, que junto con la Isla de Tierra y la Isla de Mar componen el archipiélago de Alhucemas, son madres de dos de los menores. El resto viajaban, según las primeras hipótesis, solos, sin la compañía de alguno de sus progenitores, y tienen 5, 7 y 9 años, mientras que otros tienen alrededor de 12, 15 y 16 años.

Desde un primer momento, los menores y sus madres iban a ser conducidos hasta el Peñón de Alhucemas, por razones humanitarias, pero inicialmente se negaron. Posteriormente, tras un acuerdo alcanzado entre los propios inmigrantes, aprobaron el traslado de los menores y sus madres al otro islote, en este caso habitado por militares, si bien las condiciones del mar, con fuerte viento de Levante, imposibilitaron estas labores. Finalmente, el traslado de estas diez personas hasta el Peñón de Alhucemas ha sido posible, y desde ahí serán conducidos, al parecer, hasta Melilla.

Los gobiernos de España y Marruecos han llegado a un principio de acuerdo para evacuar a los 81 inmigrantes que arribaron la pasada semana la Isla de Tierra y distribuirlos entre ambos países, según han confirmado a Efe fuentes gubernamentales.

Se ha consensuado este principio de acuerdo entre los ministerios español y marroquí de Interior y de Asuntos Exteriores y que pasa en principio, aunque no es definitivo, por sacar de la Isla de Tierra a estos 81 inmigrantes. Este acuerdo supondría que el reparto de los inmigrantes se distribuiría entre ambos países, aunque la proporción todavía no está cerrada.