Público
Público

Lo que ocurre en otros países

En Estados Unidos, Nixon y Kennedy inventaron el cara a cara televisado en 1960

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos: necesarios para captar el voto

El 26 de septiembre de 1960, el entonces vicepresidente de EEUU, Richard Nixon, y el joven senador de Massachussets John F.Kennedy inauguraron con éxito el formato televisivo de los debates electorales. Desde entonces, la fórmula comenzó a popularizarse y a extenderse a otros países. En la actualidad está 'perfectamente asentada' en Norteamérica, según explica el profesor de la Complutense Alfredo Arceo.

'En EEUU hay más presión de la opinión pública, los debates están más valorados. Entre la ciudadanía existe la creencia de que si un candidato no quiere debatir es porque hay algo que tiene que ocultar. Si no debate, no tiene probabilidades de ganar las elecciones', asegura Ignacio Urquizu, colaborador de la Fundación Alternativas. E. H.

Reino Unido: ausencia de regulación y de tradición

Por primera vez, en las últimas elecciones de mayo de 2010, los líderes de los tres mayores partidos celebraron tres debates que se convirtieron en los grandes momentos de la campaña. Los laboristas estaban tan atrasados en los sondeos que tenían que utilizar cualquier recurso para reducir las diferencias. Los conservadores dudaron, pero al final David Cameron aceptó.

El liberal demócrata Nick Clegg se convirtió en la estrella de la campaña gracias al primero de ellos, que vieron diez millones de espectadores. Muchos tories llegaron a la conclusión de que se habían equivocado al aceptar su presencia. No hay ninguna ley que obligue a celebrarlos en el futuro, pero el impacto de los debates en su estreno hace muy difícil que algún partido se niegue a participar. I. S. U.

Francia: un evento político y mediático

Los debates televisados de la segunda vuelta de las presidenciales son inherentes a la cultura política francesa. En 1974, los entonces candidatos Valéry Giscard y François Mitterrand estrenaron un formato en el que los periodistas sólo estaban autorizados a marcar los tiempos.

Con algunas variaciones, el formato se repitió con gran éxito de audiencia (alrededor de 30 millones de espectadores) en 1981 y 1988. En 2002 Jacques Chirac se negó a debatir con el ultraderechista Jean-Marie Le Pen pocos días antes de los comicios. El último cara a cara fue en 2007 entreNicolas Sarkozy y Ségolène Royal. Por primera vez en la historia, un aspirante, Royal en este caso, debatió con un candidato que había quedado fuera de la segunda vuelta, François Bayrou. 

Alemania: fórmula repetida desde 2002

La primera vez que los candidatos a cancilleres debatieron en televisión fue en 2002, cuando tuvo lugar un cara a cara entre el socialdemócrata Gerhard Schröder, entonces canciller, y el conservador Edmund Stoiber que las cadenas anunciaron como un 'duelo'. Cerca de ocho millones de espectadores siguieron el evento.

En 2005 se repitió la fórmula, esta vez entre Schröder y Angela Merkel. En aquel momento se realizó un único debate que fue moderado por cuatro periodistas. Merkel volvió a debatir en pantalla en 2009, cuando se enfrentó al socialdemócrata Walter Steinmeier. La emisión fue retransmitida por los cuatro canales de televisión más importantes y la audiencia alcanzó los 14 millones de espectadores.