Público
Público

Oleada de pateras por una avería

El sensor de vigilancia de Lanzarote, roto desde septiembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace tiempo de patera', afirma, mirando el llano mar, un operario municipal de Teguise encargado de retirar la embarcación que llegó el jueves por la mañana a la playa de Las Cucharas, una de las preferidas por los turistas que aterrizan en Lanzarote, rodeada de tumbonas de pago y lujosos hoteles.

Una oleada de pateras ha llegado en el último mes a la isla con una intensidad que no se daba desde 2006. En el último mes, han arribado a las costas lanzaroteñas al menos una veintena de embarcaciones con inmigrantes. Las mareas calmas de este mes son un motivo, pero lo determinante es la avería de la estación sensora de Haría, una parte básica del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) instalado en 2007, y que, junto con el de Fuerteventura, funciona como barrera para todas las Canarias. Y por extensión para el resto de España. Y por extensión, para el resto de Europa.

En el último mes han llegado al menos 20 cayucos con inmigrantes

Según documentos internos de la Guardia Civil, el sensor capaz de detectar embarcaciones a 15 millas de distancia en la costa norte de la isla está inactivo desde ese 6 de septiembre en que se reactivó la llegada de pateras. Los agentes han localizado a 130 magrebíes, entre ellos unos 30 menores, entre los recién llegados.

En 2009, tan sólo una patera de ocho logró alcanzar la costa. El resto fueron interceptadas en el mar con todos sus ocupantes a bordo. Desde que se ha constatado la avería del SIVE, la Guardia Civil tan sólo ha conseguido localizar en ruta a una barca, el resto consiguió llegar a tierra y los inmigrantes alcanzaron su meta. ¿Qué se deriva de los fallos del SIVE? En primer lugar, el riesgo de que se repita el drama de Los Cocoteros (Teguise), donde hace año y medio murieron ahogados 25 inmigrantes al volcar una barca.

La situación ha hecho reabrir un centro de menores cerrado en 2006

Orlando Suárez, director Insular de la Administración General del Estado, defiende que el SIVE sí está detectando las llegadas irregulares, aunque 'presenta ciertas disfunciones que serán reparadas en breve'.

José Torres (Coalición Canaria), alcalde de Haría, municipio norteño adonde está llegando la mayoría de las pateras, declara que aún hay más de las registradas, y que existe un sistema de información y ayuda clandestina que asiste a los que alcanzan la costa. 'Solos no podrían salir de un lugar tan inhóspito', declara el regidor, que considera que, 'sin lugar a dudas, hay una relación entre la avería del SIVE y la llegada constante de pateras'.

En las pateras hay una presencia masiva de menores, que está a punto de poner en jaque la capacidad de acogida de todo el archipiélago canario.

El Cabildo de Lanzarote acaba de reabrir un Centro de Acogida de Menores Extranjeros que llevaba cerrado dos años, para atender de manera inmediata a los más de 30 niños venidos en patera este mes. Después son derivados a Las Palmas, que también ha reabierto centros, o a Tenerife.

'El Cabildo está tremendamente preocupado por esta situación: si se prolonga, no tendremos capacidad de respuesta', concluye Marci Acuña, consejero de Bienestar Social y de Coalición Canaria, que reclama del Gobierno central 'que exija a Marruecos que intensifique los controles'.