Público
Público

Los once indicios racionales de delito

El auto de flors del 6 de julio de 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

01. La declaración del sastre

El juez destacó que el sastre José Tomás relató de 'manera razonada' tanto lo que beneficiaba como lo que perjudicaba a los imputados. Y añadió que, de su testimonio, 'no se desprende ningún sentimiento de enemistad, odio o venganza'.

02. Los tiques de caja de Milano

Contabilizan que el pago quedaba pendiente tras la entrega de las prendas.

03. Los inventarios semestrales

Los inventarios de pagos pendientes incluían las operaciones no saldadas por el deudor. En el listado figuraban Camps, Betoret, Campos y Costa.

04. La declaración de la cajera

Explicó que hizo las anotaciones de los inventarios con los nombres que aparecían en los resguardos de las prendas.

05. Los tiques de cancelación de impagos

Esos documentos contables de la tienda hacían referencia individualizada al tique que quedó pendiente y al medio de pago.

06. Los correos electrónicosde Milano

En la tienda había un 'conocimiento más o menos extendido' de que se hacían trajes para políticos del País Valencià, como prueban los correos electrónicos que se dirigieron varios empleados para tratar de averiguar el origen de un pago efectuado por Orange Market (la empresa que pagó los trajes).

07. Las hojas de cargo de la sastrería

Forever Young encargaba los trajes a otra empresa que los confeccionaba. En las hojas de encargo aparecían Camps, Costa y Betoret.

08. Los recibos de pagos pendientes

En estos recibos por encargos figuraba la indicación nominal del cliente, como Camps.

09. Las hojas de confirmación de los pedidos

La sastrería que confeccionaba los trajes también mencionaba en sus facturas a Camps, Costa, Campos y Betoret.

10. Instrumentos de pago de la deuda

Incluían la identidad del pagador. La aceptación del cargo supone que se ha comprobado el destino de las prendas.

11. Conversaciones intervenidas

Ricardo Costa habló con otros implicados. Las conversaciones denotaban 'inquietud' por que se descubriera lo sucedido.