Público
Público

Ontinyent reclama a la Iglesia una herencia

Una vecina dejó, en 1978, 23,3 millones al Arzobispado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una ciudadana de Ontinyent (Valencia 37.935 habitantes), María Nadal, deja a su muerte, en 1978, 23,3 millones de euros a la 'comunidad parroquial'. El Arzobispado, declarado albacea y no destinatario, se apropia del dinero y apenas realiza inversiones con él. Los partidos políticos se unen para reclamarlo. Y, a todo esto, los vecinos se preguntan: ¿Dónde están los 23 millones de euros?

'Ya se sabe qué ocurre cuando se junta Iglesia y dinero', señala María José Reic, presidenta de la asociación de vecinos del Llombo. 'El dinero de María Nadal era para el pueblo, pero con la Iglesia hemos topado', resume.

Los residentes dicen que el Arzobispado no ha invertido el dinero

Concretamente, el testamento de María Nadal destina 11,3 millones a la parroquia de Santa María, 5,8 millones a Cáritas y la misma cantidad a la casa de ejercicios espirituales de Santa Anna. Curiosamente, este último edificio se encuentra desocupado y en estado de ruina, según denuncia Dolores Alsina, presidenta de la asociación de vecinos del barrio de San José. 'El dinero es para la beneficencia y, con la crisis, hay mucha gente que necesita ayuda', prosigue.

El dinero de la herencia, no obstante, ha conseguido algo poco usual: unir a todos los partidos políticos. De hecho, el pleno del Ayuntamiento de Ontinyent, reunido hoy, aprobará una moción por la que el Ayuntamiento se presentará como 'parte interesada ante el Arzobispado de Valencia y comenzará una investigación jurídica para acudir ante los tribunales en el caso de que sea necesario', señaló Viçent Xavier Vilas, concejal del grupo político Compromís, que gobierna la ciudad en coalición con el Partido Socialista.

'Si el dinero es del pueblo, que llegue al pueblo. Hasta el momento, sólo nos han dado limosna', protesta Juana Fernández, presidenta de la asociación de vecinos de La Vila, el barrio histórico de Ontinyent. La 'limosna' a la que se refiere Fernández son las únicas tres obras que el Arzobispado ha ejecutado en 33 años: Proyecto Hombre, reforma de la Abadía de la parroquia Santa Maria y una guardería.

María Nadal, a su muerte, legó el dinero a «la comunidad parroquial»

Desde el Arzobispado valenciano no comparten este punto de vista de partidos políticos y vecinos y alegan que lo que no quieren es 'despilfarrar el dinero'. 'Lo que hace la Iglesia es la voluntad de la señora Nadal y procuramos que el dinero dure por muchos años', apuntaron a este diario fuentes arzobispales.

Pero los habitantes de Ontinyent no terminan de creerse la versión eclesiástica y apuntan otra más mundana: 'El dinero es muy goloso y a todos nos gusta mucho. Y este es un claro ejemplo de ello', sentenció María José Reic.