Público
Público

Operación contra el terrorismo gallego de baja intensidad

La Policía detiene a cuatro personas y se incauta de tres bombas caseras listas para estallar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía detuvo ayer en Santiago de Compostela y Vigo a cuatro jóvenes por su presunta pertenencia a Resistencia Galega, un grupo que practica terrorismo de baja intensidad y que en los últimos meses había intensificado sus acciones. Uno de los detenidos circulaba por una carretera próxima a la capital gallega con tres artefactos de elaboración casera, de dos kilos cada uno, en el maletero del vehículo.

Los agentes de la Comisaría General de Informaciónel servicio central antiterrorista de la Policía seguían al grupo desde hacía meses y al detectar el viaje con el explosivo decidieron lanzar la operación. Los otros tres arrestos se produjeron en Vigo y corresponden a dos mujeres y un hombre, este último detenido en el pasado por actividades relacionadas con el independentismo violento. Sus domicilios fueron registrados, así como dos centros sociales, uno en Vigo (A Revolta) y otro en Santiago (O Arredista). A última hora de ayer, los agentes buscaban varias pistolas del calibre 7,35 milímetros que los detenidos habrían comprado en el mercado negro portugués, informaron a Público fuentes de la investigación.

El último atentado atribuido a Resistencia Galega tuvo lugar el 9 de noviembre pasado, cuando un pequeño artefacto hizo explosión en la sede del PSOE en Negreira (A Coruña), causando daños materiales. Los atentados de este grupo no han causado víctimas hasta ahora, pero su frecuencia y los métodos empleados las bombas incautadas ayer estaban compuestas por cloratita y pólvora y ya tenían el temporizador y el detonador incorporados habían elevado la preocupación entre los especialistas de las Fuerzas de Seguridad.

Desde 2007 no se producían detenciones vinculadas al grupo. Los dos arrestados entonces, que transportaban material explosivo, fueron condenados por el Tribunal Supremo a cuatro años. Muestra de la creciente preocupación que causa Resistencia Galega es la designación el pasado junio del fiscal Marcelo Azcárraga de la Audiencia Nacional para coordinar las investigaciones contra el grupo, informa Ep.

Los precedentes

La operación Castiñeira de la Guardia Civil desarticuló en 2005, con 11 detenciones, la Asociación da Mocedade Independentista (AMI), precedente de Resistencia Galega, pero la Audiencia Nacional terminó por archivar la causa. Tras ser puestos en libertad huyó uno de ellos, Antom García Matos, alias Toninho, antiguo miembro del Exercito Guerrilheiro do Povo Galego Ceive, que podría esconderse en Portugal.

El 26 de septiembre pasado, una bomba causó importantes daños materiales en la Fundación Manuel Fraga de Vilalba. Tres semanas después, los artificieros desactivaron otra bomba en un cajero de Vigo. Los detenidos ayer iban a ser trasladados a Madrid al finalizar los registros. Permanecerán incomunicados hasta pasar a disposición del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.