Público
Público

La 'Operación Vudú' acaba con el 50% de la prostitución nigeriana en Barcelona

Las mujeres venían engañadas pensando que iban a trabajar en peluquerías. Les pedían un total de 50.000 euros por el viaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Mossos d'Esquadra desarticularon el martes una banda de proxenetas que explotaba a las prostitutas nigerianas de Las Ramblas y que controlaba el 50% de la prostitución de este país en Barcelona.

En rueda de prensa, el inspector jefe del Área Central de Crimen Organizado de los Mossos, Jordi Ollé, explicó este viernes que las captaban en Nigeria bajo la falsa promesa de un trabajo en una peluquería. Luego, las sometían a una ceremonia de vudú y trasladarlas vía terrestre hasta Rabat o Libia, desde donde cruzaban en patera hasta la costa de Andalucía para llegar luego a Barcelona. Les llegaban a pedir hasta 50.000 euros por el viaje.

En la Operación Vudú, que ha durado nueve meses, los Mossos han detenido a nueve personas nigerianas y se han emitido, además, cinco órdenes internacionales de búsqueda y captura.

Los proxenetas las tenían amenazadas. En alguna ocasión las agredieron e incluso llegaron a propinar palizas a sus familiares en Nigeria.

La investigación se inició hace 9 meses, gracias a la denuncia de una de las chicas

En total, cincuenta son las mujeres sometidas por esa triple amenaza: el rito vudú, las coacciones y el desamparo por vivir en un país extranjero y no conocer ni a la gente ni el idioma. Ninguna de ellas era menor, asegura Ollé.

La investigación se inició a raíz de una denuncia de una de las prostitutas que había 'llegado al límite'; recibió varias palizas por las que tuvo que estar hospitalizada. Además, su madre murió en extrañas circunstancias en Nigeria, después de estar amenazada.

'Con la ceremonia de vudú se quedan con su alma que queda en manos de espíritus que le harán daño a ella y a su familia, en caso de que no cumplan con las condiciones pactadas', explicó Ollé. Las mujeres se sometían a dicha liturgia para asegurarse la buena marcha del viaje. Sabían que éste se iba a realizar en la clandestinidad, pero desconocían que luego iban a ser obligadas a prostituirse.

Con este vudú las mujeres 'contraen una obligación de fidelidad con la organización que la traslada'; se comprometen a no denunciarles. Es una cultura que cree 'fervientemente' en este rito, aseguró el inspector.

La organización llevaba actuando en Barcelona desde 2006 y estaba perfectamente organizada. Una parte actuaba en Barcelona y otra, en Nigeria. La jerarquía era sencilla: los 'protectores', que eran las personas que captaban a las mujeres y registraban los datos familiares para las posteriores extorsiones; los 'guardianes', que las custodiaban en su viaje; y los 'controladores' que eran los miembros que las vigilaban en Barcelona.

Cuando llegaban a la ciudad, las mujeres descubrían que habían sido engañadas y que debían liquidar una deuda de entre 40.000 y 50.000 euros en seis meses. Debido a la elevada cantidad, además de prostituirse, cometían pequeños hurtos a turistas y clientes en las zonas donde operaban: especialmente Las Ramblas, el entorno del Camp Nou, la calle Wellington, les Glòries y polígonos industriales de Mataró.

Les pedían 50.000 euros por el viaje. Además de prostituirse, tenían que delinquir

Ollé señaló que una vez pagada la deuda, muchas de las chicas, como llevaban tres o cuatro años con esta actividad, no sabían hacer nada más, por lo que en ocasiones seguían con la prostitución.

La organización también se dedicaba al tráfico de drogas y utilizaba tarjetas de crédito robadas para realizar por Internet compras de ordenadores y aparatos electrónicos, y también para pagarse los viajes a Nigeria, según constataron los investigadores al registrar seis domicilios de Barcelona: Santa Coloma de Gramenet, L'Hospitalet de Llobregat y Montornès del Vallès, donde también encontraron pistas con la contabilidad de las chicas.

Les imputan los delitos de lucro y coacción a la prostitución, inmigración clandestina para la explotación sexual, asociación ilícita, usurpación de estado civil, detención ilegal y estafa.