Público
Público

La oposición aplaude con matices la gestión del Gobierno

Los grupos respaldan las medidas pero creen que el Ejecutivo no fue previsor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Condena absoluta a la 'inaceptable' huelga 'salvaje' de los controladores. Respaldo sólido a la declaración de estado de alarma de CiU, PNV, Coalición Canaria y ERC. Rechazo de la medida de excepción de IU-ICV, BNG, Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Nafarroa Bai (NaBai). No hubo votación ayer en el Congreso, pero ese fue el paisaje con que tuvo que bregar José Luis Rodríguez Zapatero en las tres horas que duró el debate. Una más, por cierto, de lo previsto, dado que al final sí hubo lugar para la réplica del presidente del Gobierno y de la mayor parte de los grupos.

Gaspar Llamazares lideró el polo crítico. Tras denunciar el 'abuso de poder' de los técnicos aéreos, recordó que 'el fin no justifica los medios'. 'La solución no es la del príncipe moderno de Maquiavelo', que teje y desteje a su gusto. El portavoz de IU-ICV subrayó que el Ejecutivo no tenía asideros legales para decretar la movilización de los controladores: 'Ha sobreactuado, se le ha ido la mano'. 'La declaración de alarma da tranquilidad al país', respondió el presidente.

CiU y PNV pidieron al presidente que aparque el modelo centralista de Aena

Llamazares quiso desdibujar la imagen que Zapatero, a su juicio, se ha labrado estos días: 'No es Robin Hood ni lo es José Blanco. No roban a los ricos para dárselo a los pobres. Han recurrido a la privatización' de Aena, a la 'limitación de derechos y al ordeno y mando'.

'No es un conflicto laboral', repitió el presidente, sino un desafío de aquellos que 'no aceptan perder privilegios exorbitantes' frente a las decisiones de un Gobierno y un Parlamento democráticos.

IU-ICV expresa sus dudas jurídicas por la declaración del estado de alarma

Francisco Jorquera, del BNG, insistió en las tesis de IU: 'La prioridad pasaba por defender el interés público, pero no por matar moscas a cañonazos'. 'No es razonable, no es proporcionado' el estado de alarma, censuró Uxue Barkos (NaBai). Rosa Díez resumió la gestión del Gobierno en 'incompetencia, improvisación y desmesura' y, como siempre, dejó pequeño a Mariano Rajoy: la diputada de UPyD volvió a pedir elecciones. Más comedido, Carlos Salvador (UPN) criticó a Zapatero por 'hacer pagar a los ciudadanos' su 'incapacidad'.

CiU apoya la alarma 'sin reservas jurídicas' y reconoce que fue este Gobierno quien, 'por primera vez', intentó poner coto al poder de los controladores. Hasta ahí llegaron las concesiones de Josep Antoni Duran i Lleida. Luego condenó al Ejecutivo por no haber sabido 'administrar' las negociaciones con los técnicos. Ahora hace falta superar 'las rigideces' de un modelo de gestión aeroportuaria 'centralista'. Joan Ridao (ERC) también abordó ese flanco: Aena, dijo, es un 'monstruo de 47 cabezas', nada 'competitivo'. 'Esa es otra discusión', zanjó Zapatero.

Josu Erkoreka (PNV) y José Luis Perestelo (CC) ofrecieron la red más segura. El primero sí cuestionó la previsión del Ejecutivo. El segundo advirtió de que si hay otro error más, el culpable será Zapatero.

“Me sorprende que ningún portavoz haya invocado la sentencia de la Audiencia Nacional”. Zapatero cerraba el debate volviendo sobre una resolución “terminante” del tribunal, del 10 de mayo. La sentencia acredita que los controladores habían utilizado la negociación colectiva con Aena “en fraude de ley”, y durante 20 años, creando una “situación de excepción permanente”.

En efecto, ningún portavoz empleó ese argumento. Todos se centraron en la gestión del Gobierno, y algunos, como Duran, en la actitud “intolerable” del socialista Gaspar Zarrías, quien sugirió la connivencia del PP con los técnicos. El representante del PSOE, José Antonio Alonso, fustigó al PP y aplaudió a Zapatero por frenar el “chantaje”.