Público
Público

Los opositores claman contra la reforma ordenada por Wert

Los aspirantes a profesor de Secundaria vuelven a temarios que no hablan de ADN, bioquímica o internet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

De la sorpresa a la indignación. Opositores y academias de preparación de docentes de Primaria, Secundaria o FP protestaron ayer contra la decisión del ministro de Educación, José Ignacio Wert, de derogar los temarios aprobados en noviembre de 2011 para volver a los contenidos planificados en 1993 y 1996. El portavoz parlamentario del PSOE en Educación, Mario Bedera, aseguró que el ministro pretende con esta traba a los estudiantes 'presionar' al Gobierno andaluz para que suspenda la convocatoria de 2.389 plazas.

'En cuanto escuché que cambiaban el temario, lloré por los alumnos que llevan estudiando seis meses, 12 horas al día'. Esta trágica afirmación no proviene de un fanático opositor a Wert. Es la reacción de la profesora de la Academia Adams, Meritxel Mata. 'El ministro dice que los alumnos llevaban con el nuevo temario desde noviembre, pero es falso. Desde agosto ha habido borradores que las academias hemos estado trabajando porque existía el consenso de las comunidades, incluso de las gobernadas por el PP', ejemplificó esta docente.

El PSOE cree que el Gobierno 'presiona'a Andalucía para que desconvoque

La sorprendente decisión de Wert ha sido justificada por el Gobierno como el inicio de la 'búsqueda de los mejores' profesores. Sin embargo, la medida ha conllevado un retroceso de dos décadas en los contenidos que tendrán que estudiar los docentes de Secundaria. 'La palabra internet no aparece en los contenidos del temario del profesor de Tecnología', explica Mata. Otro ejemplo: los aspirantes a profesor de Lengua y Literatura saben que no serán preguntados por los premios Nobel de los últimos 20 años. Y un profesor de Biología no deberá dominar los avances en el conocimiento del ADN.

El ministro de Educación salió al paso de las críticas en el Congreso de los Diputados. 'Los contenidos de los nuevos temarios no daban la talla' y no cumplen 'ni remotamente' con las exigencias de selección del profesorado, señaló. 'No hemos promovido unos temarios nuevos, sino que hemos dejado sin efecto unos que habían sido publicados dos días antes de las elecciones generales y habían sido objeto limitado de consulta con las comunidades autónomas y habían obtenido el voto en contra de más comunidades autónomas que aquellas que votaron a favor', añadió.

Canarias medita posponer la convocatoria por el cambio

El exsecretario de Estado de Educación, Bedera, negó esa falta de consenso. En su opinión, las comunidades autónomas, sindicatos y comunidad educativa participaron en la negociación de los nuevos temarios que debían adaptarse en los cinco años posteriores a la aprobación de la LOE, en 2006. 'Ya dijimos que íbamos a gobernar hasta el último día', concluyó Bedera.

Fuentes de las academias de preparación de opositores aclararon que el Ministerio de Educación ha corregido esos temarios posteriormente a las elecciones, con el PP ya en el Gobierno. Las comunidades autónomas niegan que los nuevos temarios fueran objeto de debate en las reuniones del pasado año.

Tras calificar de 'limitadísimo' el posible daño causado a los opositores porque, según sus cálculos, el estudio de los nuevos temarios sólo se remonta a noviembre, Wert opinó que si él fuera aspirante 'estaría dando saltos de alegría' porque los alumnos que lleven dos años estudiando ahora vuelven a estudiar sobre las materias que ya han estudiado.

El PSOE cree que el Gobierno 'presiona' a Andalucía para que desconvoque

Las únicas tres comunidades autónomas afectadas son Andalucía, Euskadi y Cantabria. En Euskadi, donde a los docentes se les exije un nivel de euskera y por tanto no atraen a alumnos de otras comunidades, han sido convocadas 500 plazas y en Cantabria apenas una treintena. Madrid, tras descartar en un inicio la convocatoria de oposiciones, retomó la idea al retomar las negociaciones con los sindicatos. El Gobierno canario, que también había expresado la necesidad de convocar plazas, meditó ayer desconvocar por el cambio de temarios.

El cambio de la estructura de los temas para los profesores de Infantil y Primaria apenas varía un 70% del contenido. Sin embargo, en Secundaria, donde los profesores se examinan de especialidades, la variación es sustancial. Además de cambiar el contenido de la materia, cambia la manera de estudiar el continente. Los temarios antiguos tienen el doble de temas que los aprobados en noviembre. El alumno es examinado al azar de uno de ellos.

Fuentes sindicales interpretan el conflicto por el horizonte electoral en Andalucía. La Junta quiere dejar claro que el ajuste económico no puede afectar a los servicios públicos. Por eso mantendrá contra viento y marea la convocatoria de las 2.389 plazas. 'Es mucho más fácil dejar de contratar interinos que no dar trabajo a los profesionales funcionarios estables; por lo tanto, cuanto menos profesores estables haya, más fácil es luego no contratarlos o despedirlos', explicó a este diario el consejero de Educación de Andalucía, Francisco Álvarez dela Chica, informa Antonio Avendaño.

La consejera de Educación en Madrid, Lucía Figar, calificó de 'infumables' los nuevos temarios y acusó al exministro Ángel Gabilondo de aprobarlos antes de saber que iba a perder las elecciones. Figar coincidió con Wert al señalar que la vuelta a los antiguos temarios beneficia a los interinos que se hayan examinado en otras ocasiones. Sin embargo, tanto las academias como el gobierno andaluz sostienen que la mayoría de los aspirantes son recién licenciados. 'Por cada interino hay seis o siete opositores que no están trabajando', explicó a Álvarez de la Chica. En la última convocatoria de Andalucía el número de aspirantes ascendió a 37.000.

'Todo opositor aspira a una seguridad jurídica que le permita prepara las oposiciones en igualdad de condiciones', señalan desde la Academia Adams. Este centro que cuenta con más de 60.000 alumnos de oposiciones de todo tipo en toda España se vio obligada ayer a retirar del mercado los temarios nuevos que han sido vendidos por un valor de entre 30 y 40 euros. Los opositores invierten una media de 200 euros mensuales en su preparación.