Público
Público

Ordóñez: "Podría contar todo pero no lo haré por responsabilidad"

El gobernador cree que "es legítimo que los ciudadanos conozcan la versión del Banco de España" sobre Bankia, pero acepta el veto del PP a su comparecencia en el Congreso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El todavía gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, remitió hace unos días una carta a la presidenta de la Comisión de Economía del Congreso en la que se mostraba dispuesto a comparecer para explicar la situación del sistema financiero español y la nacionalización del grupo BFA-Bankia.

Disposición, la del gobernador, que ha caído en saco roto: el PP se opone a su comparecencia y no quiere que el gobernador ofrezca detalles sobre la última gestión de la crisis de Bankia. 

Un día después de anunciar que adelanta un mes su salida, Fernández Ordóñez dijo que acepta que el PP aplique su mayoría parlamentaria a pesar de que le gustaría explicar su versión de los hechos sobre lo sucedido en Bankia. Confía en poder hacerlo en el futuro.

De hecho, Fernández Ordóñez está en el Congreso pero por una razón muy diferente: compareció en la Comisión de presupuestos para hablar del Banco de España. En ese marco fue inevitable referirse a la crisis de Bankia aunque sólo fuera sobre la conveniencia de hablar o no hablar: 'Entiendo que ante la preocupación que existe entre la opinión pública; es legítimo que los ciudadanos sepan la opinión del Banco de España. Pero la situación de desconfianza es tan grande, que hay que aceptar lo que dice el Gobierno, a pesar de que me gustaría hacerlo', dijo el gobernador.

Fernández Ordóñez  advirtió de que 'podría contarlo todo, aunque sería una irresponsabilidad'. El gobernador denunció que se trata de la primera crisis bancaria 'que no ha gestionado el Banco de España'.

Posteriormente, en declaraciones a la prensa, Fernández Ordóñez reconoció que el organismo ha sufrido en los últimos tiempos 'una campaña de desprestigio'. 'Mañana podría convocar una rueda de prensa y cuento todo lo que pienso sobre todo; sería una irresponsabilidad por mi parte', aseveró Fernández Ordóñez.

Por lo que se refiere a su comparecencia en la comisión de Presupuestos, Ordóñez afirmó que la tarea de consolidación fiscal, para cumplir con los objetivos de déficit, 'se releva tremendamente ardua'. Así lo indicó en la Comisión de Presupuestos del Senado, de compareció el día después de anunciar que adelanta un mes su salida del Banco de España y tras recibir críticas por su gestión al frente de la institución a raíz de la nacionalización de Bankia.

Fernández Ordóñez apuntó que lo acontecido en 2011, con un déficit público que se disparó al 8,9% del PIB frente al objetivo del 6%, 'muestra las dificultades de reducir' esta variable en 'momentos de debilidad económica'. Además, indicó que es necesario 'mejorar los procedimientos de seguiminto, alerta temprana y control presupuestario, especialmente en un país como España con un alto grado de descentralización de las finanzas pública'.

Ordóñez ha abogado hoy por recuperar la confianza perdida en los últimos meses y que, en su opinión, se ha agravado con la gestión de la última crisis bancaria, la de Bankia. 'Nada es más importante ahora que recuperar la confianza pues sin ello no podremos resolver ninguno de nuestros problemas', ha dicho el gobernador del Banco de España.

Sin embargo, sin hacer autocrítica de su gestión, ha advertido al Gobierno de que el principal problema que tiene la economía española en este momento es la caída de todos los indicadores de confianza. Por eso, ha considerado que todas las medidas que tome el Ejecutivo y las actuaciones del resto de los responsables y agentes económicos deben ir encaminadas a recuperar la confianza perdida.

A juicio del gobernador, uno de los requisitos 'imprescindibles' para recuperar la confianza y disipar todas las incertidumbres es que España reconduzca su desequilibrio fiscal. Una ejecución presupuestaria rigurosa puede ayudar a ello, porque cree que España se juega gran parte de su futuro con el cumplimiento de sus objetivos fiscales y ha avisado de que un fracaso en el proceso de consolidación alejaría la posibilidad de una recuperación económica.