Público
Público

El Orgullo del Sur se derrite por la igualdad

 Miles de personas se manifiestan en Sevilla a casi cuarenta grados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aunque estaba prevista para las 19.00 horas, imperó el sentido común y la tercera edición de la marcha Orgullo del Sur de Sevilla partió algo más tarde desde las inmediaciones del Parlamento andaluz, donde ondeaba por primera vez la bandera multicolor. Miles de personas se fueron sumando a la marcha, que congregó a un impresionante gentío, pese a desarrollarse en un ambiente de asfixiante calor y en pleno puente. En la Ronda de Capuchinos, al paso de la marcha, un termómetro testimoniaba 39 grados. Como para derretirse.

La marcha llegaba envuelta en cierto revuelo político. Era la primera que se celebraba con el Gobierno local en manos del PP, que en ediciones anteriores fue crítico con el apoyo municipal al evento. No acudió el alcalde, Juan Ignacio Zoido, criticado por no hacer ondear la multicolor en el Ayuntamiento. El Gobierno local estuvo representado por el concejal Beltrán Pérez, tras el cual se levantaba una pancarta que reclamaba a su partido la retirada del recurso de inconstitucionalidad contra la ley que regula el matrimonio entre homosexuales.

Hubo guerras de pistolas de agua, muchos disfraces, lanzamiento de preservativos, gente bailando en camiones... Buen rollo, en suma. Pero el ambiente festivo no solapó la dimensión reivindicativa de la marcha, convocada por la Coordinadora Girasol. Con motivo del trigésimo aniversario del primer diagnóstico de sida fue leído un comunicado contra la estigmatización de los enfermos y se reclamó la aprobación de La Ley de Igualdad de Trato. 'Salud e igualdad por derecho', rezaba la pancarta que encabezaba la parte política de la marcha.

'Marika indignada, el15-M también es gay', señalaba en medio del gentío otra pancarta con fondo arcoiris. 'Lo lúdico nunca puede ocultar lo reivindicativo', afirmaba Jose Manuel Ríos, del colectivo Bloque Alternativo.