Público
Público

Ortega Cano dice que sólo se mojó los labios con cava

El extorero asegura que no había ingerido bebidas alcohólicas ni superado los 90 kilómetros por hora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rodeado de una gran expectación mediática, el extorero José Ortega Cano declaró que el día del accidente de tráfico en el que se vio involucrado y perdió la vida Carlos Parra, otro conductor, no había ingerido bebidas alcohólicas ni superó los 90 kilómetros por hora reglamentarios en la carretera donde se produjo el siniestro. No obstante, aunque inicialmente dijo que tomó media copa de cava, posteriormente afirmó que 'se mojó los labios con una copa de cava'.

Estas declaraciones se contradicen con el informe pericial emitido el pasado lunes por el Equipo de Reconstrucción de Accidentes del Instituto Armado, que expone que José Ortega Cano tuvo una 'distracción o desatención' por los efectos del alcohol (casi triplicaba el nivel de alcoholemia autorizado, 0,50 gramos de alcohol etílico por litro de sangre), lo que provocó que invadiera el carril contrario. Además, los informes judiciales confirman que el extorero circulaba a 125 kilómetros por hora en el momento exacto de la colisión.

El exdiestro afirmó que el test de alcoholemia 'tiene algún error'

Ortega Cano estaba citado para declarar ante el juez de Instrucción número 9 de Sevilla como imputado por un delito de homicidio imprudente y dos delitos contra la seguridad vial tras el accidente que tuvo lugar el pasado 28 de mayo en el municipio sevillano de Castiblanco de los Arroyos, y que costó la vida a Carlos Parra, el conductor del vehículo con el que colisionó y que circulaba a 50 kilómetros por hora.

Sin embargo, según informó a los periodistas uno de sus abogados al término de su declaración, que se prolongó por espacio de dos horas, Ortega Cano explicó al magistrado que la invasión del carril contrario se produjo 'por una distracción', aunque el extorero no supo aclarar al juez si se debió a 'algún momento de somnolencia o un vahído debido a sus problemas cardiacos' en los momentos previos al siniestro.

Además, fuentes del caso precisaron que Ortega Cano dijo en su declaración que el día de los hechos estuvo hasta en cinco establecimientos hosteleros antes del accidente, en ninguno de los cuales bebió alcohol, asegurando incluso que la prueba de alcoholemia en la que dio 1,26 gramos de alcohol por litro de sangre 'tiene que tener algún error'.

Los informes judiciales dicen que casi triplicaba la tasa de alcohol

Tras la declaración, el juez no ha adoptado ninguna medida cautelar, y la defensa anunció que, de manera 'inmediata', pedirán la declaración de 'varios' testigos que podrán demostrar que 'desde por la mañana y durante toda la tarde' hasta el siniestro 'Ortega Cano no presentaba síntomas de haber bebido alcohol'.

El extorero llegaba sobre las 10.00 a los juzgados del Prado de San Sebastián de la capital hispalense en un vehículo oscuro y acompañado por varios familiares, entre ellos su hermano y su hijo. Una vez fuera del automóvil, y entre una nube de medios de comunicación y de curiosos, Ortega Cano, vestido con un traje de chaqueta y con un aspecto algo desmejorado, se acomodó en una silla de ruedas y entró en los juzgados. 'Estoy muy nervioso, como cualquier persona a la que le ocurre algo así. Que sea lo que Dios quiera y las leyes dictaminen', dijo a los medios previamente.

Una vez finalizada su declaración, salió del edificio judicial, donde le esperaba un grupo de ciudadanos que le increparon con gritos de 'sinvergüenza' y 'matador de personas'.

La Asociación DIA de víctimas de accidentes de tráfico, a través de un comunicado, calificó de 'burla' la declaración de Ortega Cano, que considera que le queda 'un mal sabor de boca': 'Como venimos insistiendo, todo lo que se ha ido conociendo y afirmando entra dentro de una estrategia de defensa que deja de lado el dolor de la familia de Carlos Parra', asegura la asociación en el comunicado.