Público
Público

Los padres del colegio quieren cruces

El AMPA se concentrará el viernes para protestar contra la sentencia judicial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación de Padres y Madres (AMPA) del Colegio Ortega y Gasset de Almendralejo quiere que los dos crucifijos retirados sean repuestos. Para ello, ya han iniciado una campaña de recogida de firmas y han convocado una concentración de protesta, el próximo viernes, frente a una de las fachadas de la Iglesia de la Purificación. Los padres tomaron esta decisión en una reunión el jueves pasado, a la que incluso acudió un cura.

El AMPA pretende que el consejo escolar, el mismo que rechazó pronunciarse cuando la familia Losada Lago pidió que se retiraran los símbolos religiosos hace dos años, se posicione ahora. Y confían en que lo haga a su favor. Tampoco descartan acudir a los tribunales para conseguirlo.

El portavoz de la asociación, Francisco Lamoneda, argumenta que 'no se trata de seguir poniendo crucifijos en los colegios en los que no los hay, pero que no se retiren en los que existen', explicó a Europa Press.

'No se trata de seguir poniendo crucifijos en los colegios en los que no los hay'

Según argumentó, el AMPA no enfoca este asunto 'desde un punto de vista religioso ni político', porque aunque la cruz es un símbolo del cristianismo, también 'lo es de la propia cultura española, de las raíces, de las tradiciones más íntimas de los españoles', añade.

El portavoz fue más allá y argumentó que si se renuncia al cristianismo y a la cruz, 'habría también que destruir las catedrales, cerrar museos, no aparecer por los cementerios y retirar las lápidas, destruir gran parte de la literatura, teatro, poesía, pintura y arte en general'.

Lorenzo Losada y Ana Isabel Lago, los padres que pidieron que se retiren los crucifijos, consideran este planteamiento una aberración. 'Parece que somos los ogros, cuando somos gente bastante sensata que apelamos a los derechos constitucionales', insistía ayer Lorenzo. La pareja defiende que su postura 'no es radical'.

Después de que el martes la noticia de la retirada de los crucifijos saltara a los medios de comunicación, los hijos de Lorenzo y Ana Isabel empezaron a recibir críticas de sus compañeros. Muchos alumnos se presentaron en el colegio con cruces y rosarios en el cuello. Su hija mayor, Ana, regresó a casa ese día antes de hora. 'Decía que le dolía la tripa', explica la madre.

Lorenzo y Ana Isabel dicen que predican con el ejemplo. 'Somos respetuosos', defienden. Y ponen un ejemplo: sus familiares son creyentes practicantes. Cuando van de viaje juntos, ellos van a misa mientras Lorenzo y Ana Isabel les esperan en otro lugar 'y no hay ningún problema', explica la pareja.