Público
Público

El padrón municipal confirma el desplome de la inmigración

El INE confirma que en 2010 la población extranjera aumentó en 3.753 personas. En 2007, el último año anterior a la crisis, llegaron a España 749.208 extranjeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha dado a conocer este viernes los datos definitivos del padrón municipal a 1 de enero de 2011 . Según esos datos, en España viven más de 47 millones de personas, exactamente 47.190.493. Esta cifra representa un aumento del 0,36% (169.462 personas más) respecto a la misma fecha del año anterior.

Lo más llamativo es el frenazo que ha experimentado la llegada de extranjeros: entre el 1 de enero de 2010 y el 1 de enero de 2011, el número de extranjeros aumentó ligeramente hasta llegar a los 3.753. Sin embargo, descendió el número de los extranjeros no comunitarios (-1,2 %).

La información aportada por el INE detalla que 41.439.006 habitantes tienen nacionalidad española y 5.751.487 son extranjeros, el 12,18% de la población. Por lugar de procedencia, los extranjeros de países de la Unión Europea aumentaron en 45.186 (1,9%) hasta llegar a los 2.395.358, mientras que los no comunitarios descendieron en 41.433 y se situaron en 3.356.129 personas.

La mayor comunidad de ciudadanos europeos la representan los rumanos (865.707), seguidos por los británicos (391.194) y los alemanes (195.987). Entre los extranjeros no comunitarios, destacan los marroquíes (773.995), los ecuatorianos (360.710) y los colombianos (273.176).

La llegada de inmigrantes se ha reducido prácticamente a cero en tres años. Según el INE, entre el 1 de enero de 2007 y el 1 de enero de 2008 se instalaron en España 749.208 extranjeros. En el año 2008, la población extranjera aún se incrementó en 379.909 personas. En 2009, todavía 99.063 nuevos extranjeros se inscribieron en el padrón. En 2010 la caída ha sido brutal, hasta los 3.753 extranjeros.

Los datos definitivos también revelan que en España las mujeres siguen siendo más de la mitad de la población, con un 50,7% de empadronadas frente al 49,3% de varones.

Además, un total de 8,9 millones son menores de 18 años, el 17,6% de la población total.

Uno de cada tres habitantes vive en alguna capital de provincia

Los datos reflejan además que en torno a tres de cada diez ciudadanos (32,2%) viven en capitales de provincia, mientras que el grueso de los empadronados figuran en municipios que no gozan de capitalidad (67,8%), aunque de ellos, casi cinco millones viven en localidades de entre 100.000 y 400.000 habitantes.

Por comunidades autónomas, en términos absolutos la que tiene mayor población es Andalucía, con 8,42 millones de habitantes. Le siguen Catalunya (7,5 millones), Comunidad de Madrid (6,4), Comunidat Valenciana (5,1), Galicia (2,7), Castilla y León (2,5) y Euskadi, con 2,1 millones.

Por detrás están Canarias (2,1 millones), Castilla-La Mancha (2,1), Región de Murcia (1,4), Aragón (1,3), Balears (1,1), Extremadura (1,1) y Principado de Asturias (1,08). Con menos de un millón de habitantes empadronados se sitúan Cantabria (593.121), Navarra (642.051), La Rioja (642.051), Ceuta (82.376) y Melilla (78.476).

Con respecto a las cifras del año anterior, las regiones que más han crecido son Andalucía, Castilla-La Mancha y Navarra, con un incremento del 0,8%. Por encima de la media también han aumentado las poblaciones empadronadas en Baleares y Murcia con un 0,6% y Madrid, que creció un 0,5% en el último año.

Con todo, los mayores crecimientos fueron los experimentados en la población empadronada en Ceuta y Melilla, donde la estadística oficial arroja un aumento del 2,2% y el 3,2%, respectivamente. También registran incrementos, aunque menores, Catalunya y Canarias (0,4%); País Vasco (0,3%), Extremadura y La Rioja (0,2%); y Cantabria y la Comunidad Valenciana (0,1%). Por el contrario, Asturias pierde al 0,3% de su población y en Aragón y Galicia los empadronados se reducen un 0,1%.

La población en Castilla y León no sufre variaciones. Atendiendo a las provincias, la que ha registrado una mayor variación este año en términos relativos es Guadalajara, donde la población empadronada aumentó un 1,9%. Le sigue Toledo, con un incremento del 1,3% y Málaga y Almería, con un1% más en cada una. Las que más población han perdido son Lugo y Orense, con un 0,6% menos.

Este balance confirma los datos provisionales ofrecidos por el Gobierno el pasado 16 de diciembre y de los que se desprendía un incremento de 169.462 personas en los registros municipales respecto de 2009.