Público
Público

El País Valencià está a la cola en gasto en servicios sociales

La Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales denuncia que la autonomía ocupa la última posición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El desarrollo de los servicios sociales en el País Valencià deja mucho que desear, según el análisis que ha hecho la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales. Su presidente, José Manuel Ramírez, denunció ayer que la autonomía ocupa la última posición en el desarrollo de su sistema de servicios sociales. 'Carece de instrumentos de planificación y ordenación del sector', resumió tras la charla donde presentó el informe, organizada por el PSPV.

Por ejemplo, la asociación denuncia que el gasto por habitante en servicios sociales es de 129,6 euros anuales, muy por debajo de la media estatal, de 280 euros. También el porcentaje del PIB destinado a estas partidas, del 0,65%, es menos de la mitad de la media, del 1,25%. Además, insiste en que el Govern valenciano gasta un 4,28% de su presupuesto en servicios sociales, frente al 6,93% de media. Sí reconoce la asociación que el País Valencià destaca en porcentaje de acogimientos familiares, que es superior a la media.

Ramírez denunció que 'un dependiente valenciano tiene la mitad de posibilidades de ser atendido que cualquier dependiente español'. En general, las ayudas tardan más en darse y cada vez se dan menos. Desde el pasado mes de mayo, tras las elecciones autonómicas, el número de beneficiarios del sistema ha descendido. En concreto, son 2.500 más. 'Se debe a que no reponen a los beneficiarios que fallecen', explica Ramírez.

La asociación lleva años denunciando, en sus informes semestrales sobre la implantación de la Ley de Dependencia, que el País Valencià es una de las autonomías que peor aplica la norma. Madrid, Canarias y Balears son otras de las autonomías que peor suelen quedar paradas en estos estudios.

Otro de los parámetros que, según la asociación, muestra la mala gestión del Consell es el hecho de que el porcentaje de personas a la espera de la ayuda que les ha sido concedida (en torno al 40%) supera la media estatal, que ronda el 30%.