Público
Público

El País Vasco y Navarra inician la protesta contra la reforma laboral

Miles de personas secundan la primera huelga general contra el plan del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera huelga contra la reforma laboral del Gobierno, celebrada ayer en el País Vasco y Navarra, no paralizó estas comunidades, pero sí registró un mayor seguimiento que el último gran paro, vivido en ambos territorios hace 13 meses en protesta ya por la destrucción de empleo. Durante la jornada, la Ertzaintza cargó contra los piquetes informativos. Los incidentes se saldaron con tres detenidos, 13 imputados por desórdenes, así como dos ertzainas y varios manifestantes heridos.

El País Vasco y Navarra no esperaron a la huelga general anunciada por UGT y CCOO para el 29 de septiembre. La protesta llegó ya ayer a la calle por iniciativa de los sindicatos nacionalistas vascos (ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE e Hiru), que representan a la mayoría sindical. CCOO se sumó en el último momento también al llamamiento con la intención, según el secretario general de la Confederación, Ignacio Fernández Toxo, de 'no dividir' a los trabajadores vascos como se ha hecho en otras convocatorias, informa B. C. B. Toxo cree que es 'comprensible' la postura de su sindicato en Euskadi aunque criticó que los sindicatos nacionalistas intentaran con el paro de ayer desactivar la huelga del próximo 29 de septiembre en aquella comunidad.

Los sindicatos nacionalistas, que se mostraron 'muy satisfechos', cifraron el apoyo 'mayoritario' en las empresas y servicios públicos del País Vasco con una horquilla del 55%-70%. CCOO, por su parte, apuntó que en Guipúzcoa había parado el 100% de la industria y 'prácticamente' el resto de los servicios de este territorio. En Navarra, según los sindicatos, la mayor incidencia se registró en el norte y en la comarca de Pamplona con un apoyo ahí superior al 50% en empresas del metal. Además, las manifestaciones celebradas en Bilbao, Donostia, Vitoria y Pamplona reunieron en total a unas 65.000 personas.

La patronal y las administraciones rebajaron el seguimiento muy por debajo de esas cifras. La Confederación Empresarial Vasca (Confebask), que calificó la huelga de 'rotundo fracaso', cifró su seguimiento en el sector industrial sobre el 22%.

Según el Gobierno vasco, el respaldo aún fue menor en los servicios públicos del País Vasco (8%). El Ejecutivo navarro, por su parte, informó de que sólo 2,38% de su plantilla había parado.