Público
Público

El Papa dice que viajó a España para "reafirmar en la fe a los españoles"

Joseph Ratzinger ignora las bajas cifras de asistencia y pide a Dios que recompense al pueblo español por su "calor y entusiasmo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El papa Benedicto XVI ha hecho balance de su visita a España y éste no puede ser mejor: se fue muy satisfecho por la 'intensa participación de los fieles españoles', pese a que ni en Barcelona ni en Santiago de Compostela se cumplieron los objetivos de asistencia.

Pero eso poco le importa a Ratzinger: él valora sobre todo el afecto que le brindó el pueblo español. Para Ratzinger, la visita a Santiago de Compostela fue una alegría pues la ciudad gallega sigue siendo una referencia para una Europa 'fiel a sus imprescindibles raíces cristianas'. 

En la audiencia pública de los miércoles, Benedicto XVI aseguró que viajó a España como peregrino, como testigo de Cristo, para reafirmar en la fe a los españoles, 'como sembrador de la esperanza que no desilusiona y no engaña'. Benedicto XVI destacó el 'afecto' que los españoles nutren hacia él y el 'gran entusiasmo y calor' con el que fue acogido.

En su alocución, el Papa reivindicó una vez más las raíces cristianas de Europa y despotricó, una vez más, contra el matrimonio homosexual, elaborto y la eutanasia.

'Es la fe en Cristo la que da sentido a Santiago de Compostela'

Sobre el primer punto, Ratzinger dijo que Santiago de Compostela sigue siendo un punto de referencia para una Europa 'fiel a sus imprescindibles raíces cristianas'. 'Es la fe en Cristo la que da sentido a Santiago de Compostela, un lugar extraordinario que continúa como 'punto de referencia para la Europa de hoy en su nueva configuración y perspectiva'.

Sobre la segunda cuestión, afirmó que 'todo lo que se haga' para ayudar al matrimonio entre un hombre y una mujer, a la familia y a las personas necesitadas, y para acrecentar la grandeza del hombre y su inviolable dignidad, 'contribuye al perfeccionamiento de la sociedad' y que 'ningún esfuerzo en ese sentido es en vano'.

Como ya afirmara el pasado domingo en Barcelona, Benedicto XVI afirmó que tiene esperanza en las 'inmensas posibilidades del continente europeo' y en su futuro y que por eso invitó a Europa (en la misa que ofició en la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela) 'a abrirse siempre más a Dios, favoreciendo las perspectivas de un encuentro, respetuoso y solidario con las poblaciones y las civilizaciones de los otros continentes'.

El Papa pidió a Dios una recompensa para el pueblo español

Afirmó que mientras estuvo en Barcelona, donde consagró el templo de la Sagrada Familia, rezó intensamente por la familia, 'célula vital y esperanza de la sociedad y de la Iglesia'. 'He pensado en los jóvenes, que me acompañaron en los dos días de viaje, para que descubran la belleza, el valor y el compromiso del matrimonio, en el que un hombre y una mujer forman una familia, que con generosidad acoge la vida y la acompaña desde su concepción hasta su final natural', afirmó.

Por último, Benedicto XVI agradeció a los Reyes, a los Príncipes de Asturias y a los gobiernos central y de Galicia y Cataluña el trato que le dispensaron en los dos días, que calificó de 'inolvidables' y que le quedarán 'grabados en el corazón'.

El Papa pidió a Dios que recompense al pueblo español y recordó que el año que viene volverá para asistir en Madrid, en agosto, a la Jornada Mundial de la Juventud.