Público
Público

"El Papa quiso referirse a la prostitución masculina"

Peter Seewald, autor del libro-entrevista sobre Benedicto XVI. Afirma que Ratzinger, cuando habló del condón, utilizó expresamente el ejemplo de un prostituto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Me parece terrible que un solo asunto haya tapado el resto del libro'. A Peter Seewald, autor de Luz del Mundo (Herder), el libro-entrevista con el Papa, no le hace ninguna gracia que se le pregunte sobre la justificación que Benedicto XVI hace en el libro del uso del preservativo 'en algunos casos'. Pese a todo, Seewald sostiene que el Papa explicitó algo que la Iglesia debería haber dicho hace mucho tiempo' para demostrar que la institución 'no quiere ni puede desentenderse del problema del sida'. El escritor alemán está estos días en Madrid presentando su libro.

Es el tercer libro que escribe sobre Ratzinger, pero el primero ya como Papa. ¿Cambia mucho la imagen del antes y después del personaje?

Hay diferencias entre Ratzinger y Benedicto XVI. Ahora es más mayor, y es el Papa, así que tiene que manifestarse de otra forma, porque la repercusión de sus palabras es mucho mayor que antes. Por eso le duele mucho más no ser bien interpretado.

Algo de lo que usted mismo se ha quejado con motivo de la prepublicación de su libro, y la justificación que en el mismo hace el Papa de la utilización del preservativo en algunos casos, los relativos a la infección por sida.

'Al Papa le preocupa mucho la secularización que se vive en España'

La base del libro no es el uso del preservativo, como están diciendo los medios de comunicación. Dicho esto, yo le pregunté al Papa por sus declaraciones sobre el sida durante su viaje a África en marzo de 2009. La respuesta de Benedicto XVI ha sido tergiversada por los medios de comunicación, aunque es cierto que sobre el preservativo el Papa ha explicitado algo que la Iglesia debería haber dicho hace mucho tiempo.

¿Qué quiso decir el Papa exactamente?

Benedicto XVI quería manifestar que la Iglesia no quiere desentenderse del problema de la enfermedad del sida en África, pero que entre la población católica del continente el porcentaje de infectados es una cuarta parte inferior que en el resto de la población. Y que eso sucede no sólo por el uso del preservativo, sino porque existe una política de prevención en valores.

A la hora de establecer la justificación en el uso del preservativo, en el libro-entrevista el Papa habla de 'prostituto'. ¿Por qué se refiere sólo a la prostitución masculina?

El término está correctamente traducido. En el libro el Papa quiso referirse expresamente a la prostitución masculina. Puede que se haya referido al prostituto porque lo ha relacionado directamente con los métodos anticonceptivos tradicionales, como el preservativo.

¿Los recientes escándalos en el seno de la Iglesia han hecho mella en el carácter de Benedicto XVI, en su modo de afrontar su responsabilidad?

El escándalo de los abusos sexuales del clero le ha dolido mucho, y también en lo personal. Benedicto XVI vivió de cerca el comienzo de estos escándalos, durante su etapa como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Él ya conocía estas situaciones, y sabía que este escándalo podía explotar, como ha sucedido.

¿Él se ve capacitado para poner coto a los escándalos?

Ratzinger se enfrenta a los problemas con decisión, no quiere que se olviden. Cuando se abrieron los archivos secretos del Vaticano sobre los casos de abusos sexuales y se descubrió todo lo que había sucedido en Estados Unidos, enseguida quiso que se investigara a fondo, que no se diluyeran responsabilidades. En el año 2001 marcó nuevas normas contra los abusos, que se volvieron a endurecer en 2003, y hace unos meses de nuevo. Ratzinger ha hablado con los obispos de Irlanda, insistiendo en que tenían que dedicarse a fondo para aclarar las cosas en el seno de la Iglesia, y también con la Justicia.

¿Cuál es su objetivo?

Su objetivo es que las víctimas sean rehabilitadas, que se les haga justicia y se les indemnice a todos los niveles. Lo ve como una oportunidad de purificar la Iglesia y de hacer un análisis de la conciencia del mundo.

¿Es consciente Ratzinger de que durante años la institución ocultó estos casos?

Él conoce y lamenta el daño que se le ha hecho a la Iglesia y a la sociedad. Benedicto XVI ha sido el primer Papa en dar la cara ante los errores cometidos, y pedir perdón. Pero también ha pedido a la ciudadanía que entienda que la Iglesia está compuesta de pecadores, y que vea los beneficios que la Iglesia aporta a la sociedad.

¿Qué opinión tiene el Papa de España?

Al Papa le hubiera gustado hablar más acerca de España. Él sigue todo lo que pasa en España con mucho interés. Le preocupa mucho el proceso de secularización que se agudiza en España, y esa división entre el mundo cristiano y la sociedad secularizada, donde la Iglesia tiene que encontrar su nueva posición.