Público
Público

El papa usará la JMJ para atacar las leyes españolas

Asesorado por Rouco alzará la crítica sociopolítica que interesa a los obispos locales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Benedicto XVI aterrizará el 18 de agosto en Barajas. El líder de la Iglesia católica permanecerá en la capital de España 79 horas, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, y pronunciará ocho discursos ante jóvenes, religiosos, sacerdotes y autoridades. Aunque desde el Vaticano se ha asegurado hasta la saciedad que se trata de una visita pastoral, lo cierto es que el papa de Roma se encontrará con los reyes, los príncipes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodrígez Zapatero, y hasta con el líder de la oposición, Mariano Rajoy. Una completa agenda, justo a tres meses de las elecciones generales.

Pese a que oficialmente Bene-dicto XVI está terminando sus discursos desde su residencia veraniega de Castelgandolfo, buena parte de las palabras del papa vienen 'recomendadas' por el organizador de la JMJ, el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela. El purpurado, que cumplirá 75 años fecha de jubilación eclesiástica el 20 de agosto, ha informado al papa de las preocupaciones del episcopado español. Un panorama socio-político que los obispos ven desolador.

Según los obispos, el papa recordará que leyes como la del aborto son 'injustas'

La reunión con el líder conservador, Mariano Rajoy, tendrá lugar el día del cumpleaños de Rouco, el mismo 20 de agosto. El líder del PP mantendrá una charla con Ratzinger después de que este ofrezca una misa en la catedral de la Almudena ante 5.000 seminaristas.

Fuentes consultadas por Público han dado por hecho que Benedicto XVI criticará con decisión aquellas legislaciones que la Iglesia considera contrarias a la vida. En especial, el papa recordará a jóvenes y a políticos católicos, en la línea de los últimos documentos de la Conferencia Episcopal, que leyes como las del aborto, la reproducción asistida, el divorcio, los matrimonios gay o la muerte digna 'no son justas' y, por tanto, 'no deben ser acatadas'.

Jáuregui advirtió que no será 'oportuno' que critique la legislación española

La preocupación ante las posibles palabras del pontífice ha llegado al Gobierno. El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, uno de los que recibirán al papa en Barajas, aseguró el viernes que no sería 'aconsejable ni oportuno' que Ratzinger criticara la actual legislación española. Del mismo modo, instituciones como Europa Laica han solicitado a la Fiscalía General del Estado que 'actúe' ante posibles declaraciones de Benedicto XVI que pudieran ser 'delito' contra la salud y el orden público.

Haciendo gala de la finezza vaticana, Ratzinger no citará expresamente ninguna ley, aunque no se descarta que, como ocurriera en el vuelo de su visita a Santiago y Barcelona el pasado noviembre, sea más específico con los periodistas. En dicho viaje Benedicto XVI criticó el supuesto 'laicismo radical' de España y comparó el actual choque entre fe y laicismo de la España de Zapatero con el de la Segunda República. Ratzinger denunció que 'en España ha nacido una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo como se vio en la década de los años treinta'. 'Y ese enfrentamiento, disputa entre fe y modernidad, ocurre también hoy de manera muy vivaz', remató

También se espera que el papa haga un llamamiento a los jóvenes para trabajar por la castidad y el matrimonio tradicional, orientado a la vida. Benedicto XVI instará a los católicos especialmente a los españoles a promover las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa.