Público
Público

El Parlament sustituye el escudo borbónico por el emblema de la bandera catalana

La colocación de este blasón sirve como conmemoración del 80 aniversario de la constitución de la cámara catalana en tiempos de la II República

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlament trata de cubrir desde primera hora de hoy el escudo de armas de Felipe V que corona su fachada principal con el emblema de la bandera catalana, un blasón cuya colocación ha comportado algunas dificultades, aunque se espera que quede colgado durante el día de hoy, según fuentes de la cámara.

La colocación de este blasón cuatribarrado sirve como conmemoración del 80 aniversario de la constitución de la cámara catalana en tiempos de la II República y dentro de los actos previos a la celebración de la Diada.

La decisión de cubrir el escudo de armas de Felipe V con el escudo institucional de las cuatro barras, de piedra natural, la tomó el pasado mayo la Mesa del Parlament -con la única reserva del PPC-, repitiendo así la medida que adoptó el primer presidente de la Generalitat republicana, Francesc Macià, en 1932.

Si bien las obras que han de tapar el escudo borbónico por el de Cataluña se han realizado durante esta mañana, su inauguración oficial tendrá lugar el próximo lunes 10 de septiembre, en vísperas de la celebración de la Diada.

En el acto, que encabezarán el presidente catalán, Artur Mas, y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, se proyectará sobre la fachada del palacio el discurso que Macià pronunció el 6 de diciembre de 1932 en la apertura oficial de la institución y, a continuación, se descubrirá el nuevo escudo.

En declaraciones a los periodistas, la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ha asegurado que con este símbolo se hace 'lo mismo que hizo Francesc Macià hace 80 años' sin dañar la fachada histórica de la cámara catalana.

En las obras para cubrir el escudo borbónico por el catalán, que han despertado una gran expectación mediática, se ha requerido una grúa de grandes dimensiones y el trabajo de cinco operarios, que han tenido algunas dificultades para colocar el nuevo escudo y han tenido que limar el nuevo elemento para que pudiera encajar en la fachada del Parlament.