Público
Público

El Parlamento andaluz desoye a los antitaurinos

Ningún partido quiere defender las firmas que se están recopilando para pedir un debate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es probable que los antitaurinos no sólo reúnan las 75.000 firmas necesarias para que su moción prospere en el Parlamento andaluz, sino que las superen. Lo que no es nada probable es que esa Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sea debatida en la Cámara autonómica como ocurrió en Catalunya, donde expertos de un bando y de otro deliberaron intensamente antes de votar. Si, como hasta ahora, ningún partido asume la defensa de la ILP y, por tanto, nadie pide la comparecencia de expertos, 'lo único que hará la Cámara será votarla el día que toque', según el Parlamento andaluz.

'Es una barbaridad que en una democracia no se debata una petición del pueblo, es lamentable que los políticos nos quieran imponer su criterio, que no nos quieran escuchar y que digan que ese espectáculo sangriento es la fiesta nacional, cuando es una vergüenza nacional', aseguró ayer Emilia Moreno, portavoz de la Comisión Investigadora del Maltrato Animal (CIMA), promotora de la moción popular.

El pasado miércoles, el mismo día que el Parlamento admitió a trámite la ILP, la Junta de Andalucía expresó su defensa 'clara, nítida y firme' de las corridas en una reunión con ganaderos y toreros. Este respaldo confirmaba ya el rechazo del PSOE, con mayoría absoluta, a la moción. El PP, el otro partido mayoritario, quiere incluso que el Parlamento emita una declaración en defensa de la fiesta. El único partido que aún no se ha pronunciado es IU, pero ya hay algún diputado que adelanta su postura. 'La moción es una pequeña deformación pequeño-burguesa, ya quisieran tener la suerte del toro otros animales como los pollos o las cabras, que son torturados toda su vida y nos los comemos sin protestar. A mí no me gustan los toros, pero no se puede usar el Parlamento para eso cuando hay millones de personas que mueren de hambre', afirma Juan Manuel Sánchez Gordillo.

Pese al escenario, los antitaurinos no se rinden. 'No vamos a usar campañas enmascaradas; que empleen el dinero público que mueven las corridas en las cosas necesarias', añade Moreno. Su objetivo ahora es llegar a todos los rincones y reunir las 75.000 firmas, que empezarán a recoger en octubre.