Público
Público

El paro sitúa a España a la cola de la UE en bienestar

La OCDE destaca el buen nivel de jóvenes universitarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El deterioro de las condiciones de empleo y el aumento del paro lastran el bienestar de la sociedad española. Un informe de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) que analiza parámetros de salud, vivienda o educación en 40 países, sitúa a España en el último lugar en la clasificación de Empleo. El paro oculta progresos espectaculares de las últimas décadas como el ascenso de jóvenes graduados en títulos universitarios.

El informe How is life? Measuring well-being (¿Cómo es la vida? Medición del bienestar), presentado ayer en París, pretende medir el progreso de la sociedad con parámetros que no sean el PIB. El director de las mediciones es el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz. El PIB por habitante reflejaba con exactitud antes del estallido del sistema financiero en 2008 que el nivel de vida de muchas personas había empeorado en las últimas dos décadas, opina el afamado economista.

El estudio señala que se han triplicado las mujeres licenciadas

Para medir con mayor cercanía, el estudio utiliza parámetros como el tiempo empleado para llegar al trabajo. Los españoles no salen bien parados. Junto con los italianos, tardan más de 40 minutos en llegar a su puesto laboral, en contraste con los países nórdicos y con Irlanda, donde el trayecto al trabajo se reduce a la mitad de tiempo.

El resto de dimensiones del empleo analizadas no reflejan mejores resultados. Los españoles están por encima de la media en trabajo temporal (sólo superado por Polonia y Chile) y sobre todo, en desempleados de larga duración. El informe destaca que ha multiplicado por tres esta estadística en las últimas dos décadas. El propio Stiglitz destacó que en EEUU hay 25 millones de personas sin un empleo a tiempo completo y que en España el desempleo juvenil afecta al 45% de los jóvenes.

Además del empleo, el deterioro en el bienestar de los españoles más alarmante es el reflejado en educación. La expectativa de seguir estudiando para un alumno de 15 años ha empeorado respecto a 1995. La media pasa del 7 sobre 10 que sí confiaba en seguir en el sistema educativo a un nivel superior, a poco más del 5,5 actual.

Stiglitz destaca negativamente el desempleo juvenil en España (el 45%)

Sin embargo, el informe destaca positivamente el esfuerzo de los españoles en la generación de universitarios. La media de españoles con un título universitario de entre 55 y 64 años es de poco más del 30%, y entre 25 y 34 años, el porcentaje se duplica hasta superar el 60%. El estudio destaca ese progreso conseguido en las dos últimas décadas.

El informe reseña especialmente que países como España, Portugal, Islandia, Italia o Grecia hayan conseguido multiplicar por tres el número de licenciadas universitarias en 30 años. En el caso español, el número de mujeres supera al de hombres en matriculaciones.

El objetivo de los indicadores es 'reforzar el nivel de legitimidad de los gobiernos' elaborando un índice que permita a los gobernantes afinar las medidas públicas en favor del bienestar, explicó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría. El informe mide 11 dimensiones de vivienda, trabajo, salud, ingresos y relaciones sociales, pero no establece cuál de todas tiene mayor peso en la media. España queda en la escala media de todas las dimensiones por debajo de la media OCDE, entre Italia y la República Checa.

La peor media parcial de España es la de empleo (1,8) que junto a la de satisfacción por los ingresos (2,5) hace sombra a la buena valoración de salud (7,4), relaciones sociales (8,1), vivienda (8,3) o seguridad (8,3).