Público
Público

La participación andaluza en el avión A350 está en el aire

El consorcio de andaluces, catalanes y vascos debe invertir 200 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sector aeronáutico andaluz pende de un hilo. De la voluntad de Caixa Catalunya de poner los 80 millones de euros necesarios para que el proyecto Alestis arranque. Y no acaba de producirse, pese a que el consejero de Innovación andaluz, Francisco Vallejo, asegure a Público que “el desembolso es inminente”. Pero, ¿para cuándo? ¿Antes de fin de año? “Esperemos que sí”, responde. El tiempo corre y Alestis, el nuevo consorcio aeronáutico creado entre andaluces, vascos y catalanes, tiene que responder a su contrato para el desarrollo y fabricación de la panza del nuevo modelo de Airbus, el A350.

La creación de Alestis fue anunciada en junio y en septiembre se firmó el contrato de suministro con Airbus superior a los mil millones de euros. En pocas ocasiones una sociedad nace con un contrato así en el bolsillo, que le garantiza una década de trabajo. Pero implica una fuerte inversión de 200 millones de euros en la ingeniería para desarrollar y fabricar industrialmente esa parte del avión, que tendrá capacidad para hasta 350 pasajeros.

Desafortunadamente, en septiembre, se desató también la crisis financiera. “Se han cruzado todos los inconvenientes que se podían cruzar”, se lamenta un consejero de Sacesa, la empresa sevillana, especializada en la fabricación de fibra de carbono, sobre la que se basa el consorcio Alestis. “Está costando reunir la aportación de dinero, ya no me atrevo a dar una fecha”, añade.

El nerviosismo crece por semanas. Mucho está en juego. El sector aeronáutico andaluz necesita un gran grupo, que trabaje directamente con los grandes fabricantes de aviones y arrastre consigo al resto de la industria. Para ello se diseñó Alestis, un consorcio que supondrá, además, una alternativa al agujero dejado en Cádiz por el cierre de Delphi (General Motors), en cuyos terrenos se instalará para  crear 1.200 empleos.

El consorcio estará formado por tres empresas. La sevillana Sacesa, especializada en la fabricación de componentes aeronáuticos en fibra de carbono, y participada por EADS-CASA, Unicaja, Cajasol y la Junta de Andalucía, a través de la agencia Idea. El grupo Alcor, especializado en estructuras aeronáuticas, que es alavés, pero tiene más capacidad de producción en Andalucía que en el País Vasco. Y el grupo multinacional catalán de componentes de automoción Ficosa que, con esta operación, apuesta por una diversificación que, con la actual crisis del automóvil, se ha convertido en esencial para su supervivencia.

Según el plan final, Alestis nacería con una inyección de capital de 70 millones de euros, participada en un 60% por Ficosa (matriz en la que entrará Cajasol) y en otro 40% por Alcor, menos una pequeña participación de Idea, pero suficiente para justificar un puesto en su consejo de administración. Diez de esos millones se destinarían, a su vez, a ampliar el capital de Sacesa, de manera que Alestis se quedaría con el 51%, y sus actuales socios se reparten el resto en participaciones equivalentes a su peso actual sin desembolsar un solo euro.