Público
Público

El partido del cannabis abre la primera sede en Europa para el uso lúdico y medicinal de la planta

Representación Cannábica de Navarra (RCN)  pretende que la gente se acerque a experimentar con la planta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Representación Cannábica en Navarra (RCN) ya tiene una sede en Pamplona, la primera de estas caracterísicas en Europa, para el uso lúdico y medicinal del cannabis, cuyo consumo tienen como objetivo legalizar siguiendo la experiencia que ofrece Holanda después de 35 años.

Su presidente, Fermín Les, ha indicado al respecto en conferencia de prensa que es hora ya de abandonar 'la hipocresía' y abordar el tema de las drogas desde otra perspectiva para no dejar el problema a las generaciones futuras.

Y ha precisado que la legalización del cannabis ahora es no sólo una respuesta a una demanda de carácter lúdico sino también una aportación sanitaria, económica y de empleo ante la crisis, por lo que entre sus proyectos está en el plano industrial la instalación en Navarra de una planta de procesamiento de cáñamo que permita la fabricación de distintos productos.

Con respecto al uso medicinal del cannabis el secretario general de RCN, Alejandro Curiel, ha afirmado que 20 enfermos con informes de otros tantos médicos del Servicio Navarro de Salud reciben cannabis gratuitamente para paliar dolores o los efectos de distintos tratamientos.

'Es la realidad y los partidos lo saben todos', ha asegurado Les, quien ha añadido que por ello les han trasladado 'la necesidad y la premura' de una solución.

En referencia a la instalación industrial han indicado que con el cáñamo se puede hacer ropa más resistente que la convencional, sustituir las bolsas de plástico, elaborar fibra de vidrio para los salpicaderos de los coches o fabricar ladrillos más aislantes que los habituales.

Es una planta que además, ha dicho Les, absorbe el CO2, algo importante en un tiempo de lucha contra el cambio climático, y que ha estado subvencionada por Europea hasta chocar con los intereses de petroleras y petroquímicas que 'quieren frenar su desarrollo'.

En este sentido Alejandro Curiel ha comentado que desde hace décadas hay incluso una patente para el motor de un coche que funciona con cáñamo, y de igual manera con él se han elaborado aceite y papel.