Público
Público

Un partido fantasma registra la marca del 15-M

Presenta cuatro listas con candidatos duplicados y sin avales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin sede, sin los avales exigidos por ley, sin aparente sustento económico, con visos de no existir más que en los papeles y con la extravagante e ilegal presencia de un mismo candidato en más de una lista. Esos ingredientes componen el pastel del autoproclamado Partido del Movimiento Ciudadano 15-M (15-M), cuyos impulsores han logrado apropiarse, legalmente pero a las bravas, de las siglas de la marea indignada, apartidista por definición. Previsiblemente, las juntas electorales no llegarán a proclamar el día 25 ninguna de las cuatro candidaturas presentadas: la de Madrid, Valencia, Alicante y Sevilla. Sin avales electorales, los partidos extraparlamentarios quedan excluidos de la carrera tras la reforma de la Ley Electoral. El fundador de este otro 15-M y candidato por Madrid, José María Rivera Córdoba, alega que la exigencia de avales le discrimina. Y que acudirá al Constitucional.

Rivera es un auténtico experto en concurrir desde 1994 a las elecciones bajo marcas desconocidas, todas ellas con la palabra Autónomos en el nombre. Niega tajante que le guíe el afán de acceder al censo electoral, muy cotizado en el mercado negro de bases de datos. 'Nunca lo hemos pedido', dice. Y jura muy solemne que el hecho inédito de que un cabeza de lista el de Sevilla figure también como número dos en otra candidatura la de Valencia es 'una irregularidad propia de todo proceso electoral'. Y hay más casos. Pero Rivera despacha el asunto con naturalidad: 'Como las listas las han hecho entre unos cuantos, han montado un lío bastante notable, pero yo voy a arreglar esto inmediatamente'. En la lista sevillana, el candidato cunero aparece sólo citado por su nombre compuesto y su primer apellido Ángel Luis Pazos; en la de Valencia, con los dos: Pazos Carrión.

¿Es el nuevo partido un vodevil o esconde una estrategia para llamar a engaño a las decenas de miles de ciudadanos que simpatizan con el 15-M? Quienes desde el primer minuto han seguido desde dentro los entresijos del movimiento señalan como correcta la hipótesis primera: que nada serio hay detrás. Pero en la lista de Sevilla hay un candidato cuyo nombre y apellidos, poco comunes, coinciden con los del socio de un empresario madrileño involucrado en el caso Guateque, una red de licencias ilegales que operaba desde el Ayuntamiento de la capital. Público no logró contactar ayer con él y por tanto omite su nombre.

Claro que José María Rivera niega la mayor: que quepa hablar de usurpación de siglas, cuando menos en el sentido moral del término. 'Yo soy del 15-M y he estado en la Puerta del Sol todos los días'. ¿En qué comisiones ha participado? 'En ninguna'. ¿Alguna vez votó el 15-M la creación de un partido? 'Sí, en Sol y salió que no'. ¿Entonces? 'Somos del 15-M y lo puedo demostrar', se atrinchera el candidato. El cómo es una incógnita.