Público
Público

Todos los partidos acogen la tregua con desconfianza

Creen insuficiente el anuncio de ETA. Oreja acusa al Gobierno de "negociar" el alto el fuego.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Todas las fuerzas políticas acogieron con cautela y enorme desconfianza el anuncio de alto el fuego difundido por ETA en su último comunicado. Recelosos, los principales partidos evitaron trasladar cualquier sensación de urgencia y se limitaron a exigir a la banda la entrega de las armas.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, telefoneó a los portavoces de todos los grupos parlamentarios. De manera calculada, ningún partido quiso solemnizar su primera valoración con grandes palabras, cámaras y micrófonos. Por el contrario, todos optaron por una actitud descreída para enfriar cualquier esperanza por parte de ETA.

Así, el Ejecutivo evitó cualquier manifestación, y fuentes gubernamentales se limitaron a calificar de 'claramente insuficiente' el contenido del comunicado. Desde el PSOE, su secretaria de organización, Leire Pajín, coincidió literalmente con el primer apunte trasladado por el Gobierno y consideró 'insuficiente' el anuncio de ETA. 'La sociedad española le pide a ETA algo muy sencillo: que abandone definitivamente las armas, se disuelva y abandone de una vez por todas la violencia', señaló la número tres socialista.

En su primera ronda de contactos, el titular de Interior incluyó también al coordinador de justicia del PP, Federico Trillo, interlocutor del partido conservador en política antiterrorista. El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, recomendó que no se den 'demasiadas alas' al anuncio de ETA e instó al Gobierno a que continúe 'persiguiendo, deteniendo y enviando a la cárcel a los terroristas' en sintonía con los demás dirigentes conservadores salvo uno, Jaime Mayor Oreja, que rompió sin matices ni complejos el discurso del PP.

El eurodiputado y ex ministro del Interior de Aznar aseguró que el anuncio de ETA 'no se entiende sin la participación del Gobierno español en un proceso de negociación que ha ocultado absolutamente durante meses', en una interpretación que situó a su partido en la estratosfera del camino por el que discurrieron el resto de las opiniones.

Según CiU, 'a ETA lo que hay que pedirle, única y exclusivamente, es que deje de matar de una vez, se deje de comunicados y se dé cuenta de que la sociedad vasca no quiere saber nada de ella y de que está completamente aislada', sentenció el portavoz del Grupo Catalán en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida.

'El PNV no ve ninguna urgencia en un posicionamiento inmediato', concluyó la formación nacionalista en una breve declaración a propósito de un comunicado de la banda terrorista que, según su dirección, 'no es el que ETA debe a la sociedad vasca ni el que esta esperaba'.

Por parte de IU, su portavoz en el Congreso, Gaspar Llamazares, lamentó que 'ETA se quede corta', porque 'lo que se espera de ella no es una tregua', sino 'el cese definitivo de la actuación armada'. 'La noticia sería más magnífica si dejaran las armas en la mesa', señaló su coordinador federal, Cayo Lara.

El líder de ICV, Joan Herrera, se mostró mínimamente más receptivo, al pedir al Gobierno, que 'no deje escapar la oportunidad' del alto al fuego, igual que manifestó el BNG a través de un comunicado en el que expresó su esperanza de que el anuncio sea 'el principio del fin de la barbarie terrorista' en el País Vasco.

Al coro de desconfianza política se unieron otras voces en la misma dirección. Los sindicatos policiales pidieron al Ejecutivo que no ceda ante el anuncio de ETA, a la vez que han alertado de que esta puede aprovechar la situación para rearmarse. 'Confiamos en que el Gobierno no pique el anzuelo otra vez y les dé el balón de oxígeno que necesitan', señaló el líder del sindicato mayoritario, el SUP, José Manuel Sánchez Fornet.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), mayoritaria en este colectivo, calificó de 'cantos de sirena' el alto el fuego. Su presidenta, Ángeles Pedraza, señaló que no hay que dejarse engañar por el anuncio, puesto que 'ya ha habido muchas treguas y muchos muertos después de las treguas'.

Gaspar Llamazares, portavoz de IU en el Congreso de los Diputados: 'Cualquier alto el fuego y cese de la violencia es bienvenido pero ETA se queda corta, lo que se espera de ella no es una tregua sino el cese definitivo de la actividad armada'.

Antonio Basagoiti, presidente del PP vasco: 'No hace falta una suspensión de las acciones violentas de ETA, sino que hay que acabar con la banda terrorista. Puede ser una estrategia para colarse en las elecciones municipales y forales de 2011'.

Gerry Adams, líder del Sinn Fein: 'Es un comunicado significativo y tiene posibilidades de conseguir un fin permanente de un largo conflicto en el País Vasco. Es vital que el Gobierno español responda de manera positiva'.

Ángeles Pedraza, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo: 'Ya estamos acostumbrados a estas treguas que al final se resumen en más muertes. ETA siempre consigue lo que se propone, que es volver a las instituciones'.

Miguel Sanz, presidente del Gobierno navarro: 'Es una decepción y una nueva estratagema de ETA para comprometer al Gobierno de España en una negociación. No es una cesión de las armas permanente, sino un paréntesis'.

Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León: 'No olvidemos que es el comunicado de unos criminales. Debe ser el Gobierno el primero en explicar y valorar el comunicado'.

Rosa Díez, diputada de UPyD:  'Hay que tomar el anuncio con toda cautela ya que en el pasado la banda ha aprovechado esas ocasiones para rearmarse. No hay que perder la perspectiva de este comunicado que debe analizarse en sus justos términos'.

Javier Arenas, vicesecretario general de Política Autonómica del PP: 'El único comunicado que los españoles esperan de ETA  es aquel en que se anuncie su disolución definitiva. Hay experiencias de altos el fuego y treguas por parte de ETA que han terminado siempre igual: muy mal para el conjunto de la sociedad española'.

Círculo de Empresarios Vascos: 'Es necesario el abandono definitivo de las armas y que finalice en chantaje o la violencia hacia los empresarios y todas las personas.