Público
Público

El PCE lanza su campaña a favor de la III República

Julio Anguita subraya que la crisis es el momento idóneo para la construcción de un nuevo régimen "desde la base de la sociedad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

“Campaña” está haciendo la Casa del Rey, con “publirreportajes” en televisión, para “dulcificar” la llegada del heredero. Es el caso de Felipe y Letizia, la TV movie emitida por Telecinco la pasada semana, o de Sofía, pendiente de difusión en Antena 3. Y “campaña activa” hará, “desde ya”, el Partido Comunista de España (PCE) para mostrar que “el mejor sucesor de Juan Carlos I es la III República”. No es una frivolidad, una propuesta extemporánea o una ocurrencia lunática, defendía ayer jueves José Luis Centella, el secretario general de la formación. Ni una solución alejada de la crisis.

“Estamos en un momento histórico donde el movimiento republicano debe dar un salto”, para convertirse en una “opción real en la España del siglo XXI”. “Con la que está cayendo, es cuando hay que hablar de República”, glosaba Centella. Presentaba así el próximo gran acto de su partido, la Conferencia Republicana, que tendrá lugar el próximo sábado 27 de noviembre en Madrid. Y lo hacía en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid y ante un auditorio mixto, compuesto por estudiantes, medios de comunicación y dirigentes. Sentado, entre los pupitres, se veía al coordinador federal de Izquierda Unida y miembro del Comité Federal del partido, Cayo Lara.

Las dos repúblicas anteriores nacieron de convulsiones sociales y recesiones

Centella cedió luego la palabra al encargado de elaborar la ponencia, Julio Anguita. El ex líder del PCE y de IU tenía ganas de hablar, de utilizar sus armas de pedagogo –está jubilado en Córdoba como profesor de Historia en Secundaria– y empleó más de una hora en detallar su propuesta, preñada de referencias al devenir de España en los dos últimos siglos. Porque la Historia enseña. La I (1873-1874) y la II República (1931-1939) se proclamaron “de forma sorpresiva”, y “en medio de una crisis económica”, con varias “facturas impagadas” por los regímenes precedentes: convulsiones sociales, conflictos con la Iglesia y problemas de concepción del Estado. Rasgos que hoy se repiten, recordó.

Sin embargo, la III República no podría ser una mera “continuidad” de las dos anteriores. Sobre todo porque “no puede venir por accidente”, sino a través de un “proceso constituyente”, construido “desde la base de la sociedad”.

Los pasos están aún por definir. El PCE presenta la conferencia de finales de mes como “abierta” a la participación de los “movimientos republicanos”, para intentar trabar con ellos un “pacto de mínimos”, a partir del cual impulsar una “campaña permanente” a la que deberían sumarse obreros y jóvenes, explicó Centella. De aquí al 27 irá perfilándose el “plan de trabajo y acción”.

La iniciativa arrancará a partir del 27 con un 'pacto de mínimos' con otros 'movimientos'

Anguita anticipó que el camino hacia la III República será “arduo y difícil”. Y no hay plazos. No se trata sólo de exhibir “la bandera tricolor” o de descabezar al rey Juan Carlos. Es algo más profundo. Por un lado, falta reparar los rotos de la Transición. La Constitución de 1978, “el documento más incumplido de la historia de España”, no es más que “una ruílla, un trapo de cocina en el que todos se han lavado las manos y que han dejado inservible”. Por otro, la gravedad de la crisis actual, “mayor que la de 1929”, hace que “todo esté en cuestión”, insistió.

¿Cómo dibuja el PCE esa III República 'democrática'? La define el texto escrito por Anguita, de 13 folios [consultar aquí], a través de siete ejes. El primero propone que en la futura Constitución se trasladen todos los derechos políticos y sociales de la Declaración de la ONU de 1948, los tratados vinculantes para España que la desarrollan, y la Carta de la Tierra de 2000, que recoge los derechos y deberes ambientales.

El documento sigue con la exigencia de una democracia “radical”, la demanda de un Estado laico, el reconocimiento de la paz como un objetivo, “una cultura, un derecho y un deber”; el protagonismo de la educación, la investigación y las “virtudes cívicas” (como la “austeridad”, entendida como la “ponderación” y “reducción de gastos suntuarios en las administraciones y en la empresa privada”), y la construcción de una España y una Europa federales.

Aunque José Luis Centella subrayó que ayer no era el momento de hablar sobre temas de coyuntura política –se entiende que esa función es de IU–, se colaron algunos comentarios de actualidad jugosos. Como la visita del Papa a España que comienza mañana sábado.

Julio Anguita tachó de “vejación inmensa” que el presidente del Gobierno y los reyes acudan expresamente a Barcelona a recibir a Benedicto XVI. “Es poner la política bajo las faldas de la Iglesia”, incidió.

El ex secretario general del PCE y ex coordinador general de IU recorrió los pilares del “ideario republicano”, entre los cuales se halla la “racionalización y laicización de la vida intelectual y moral”, como se detalla asimismo en la ponencia. Otro de los principios es la construcción de la “red pública”, la dotación de “energía” a la sociedad civil, al igual que la “atenuación de las diferencias sociales”, la “eliminación de los privilegios sociales” o la apuesta por un Estado federal, y no la “chapuza” que supuso el Estatut. Como repite IU, Anguita reclamó un sistema electoral justo, que supere la “trilería” de la ley actual.

Y ahora que se están discutiendo los Presupuestos Generales del Estado, Centella volvió a requerir a la Casa Real para que dé a conocer el desglose de la partida que le concede el Ejecutivo, que para 2011 asciende a 8,43 millones de euros. El líder del PCE denunció la 'total opacidad' de la Corona y recordó que en abril el partido presentó 35.000 firmas ante la Comisión de Peticiones del Congreso para que se descubran las cuentas del rey

 

DISPLAY CONNECTORS, SL.