Público
Público

Pedreira pide al TS que obligue a Valencia a investigar la visita del papa

El juez reacciona al rechazo del TSJCV a abordar todos los manejos de la Gürtel' con el PP de Camps 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La negativa del Tribunal Superior valenciano (TSJCV) a investigar episodios clave en el historial de la trama Gürtel, como los amaños con la visita del papa en 2006 o la presunta financiación ilegal del PP en 2008, ha llevado al juez que instruye el caso en Madrid, Antonio Pedreira, a reclamar la intervención del Tribunal Supremo (TS).

En un auto fechado ayer, Pedreira hace suya las tesis de Anticorrupción y pide al alto tribunal que obligue al TSJCV a declararse 'competente para conocer del asunto'. Es decir, para investigar todos aquellos indicios delictivos relacionados con actuaciones que la red corrupta y sus presuntos cómplices del PP desarrollaron en el País Valencià. Si el TS no fuerza al TSJCV a ampliar su investigación, la visita del papa y las cuentas del PP en 2008 podrían acabar en una especie de limbo jurídico muy beneficioso para quienes participaron en ambos manejos. El TSJ madrileño ya ha señalado que no le compete investigar delitos cometidos fuera de su jurisdicción salvo excepciones que no concurren aquí. Y Pedreira suscribe esa doctrina punto por punto.

El contrato de Canal 9para cubrir el viaje del papa reportó a la red tres millones

La decisión del juez de acudir al Supremo llega cuatro meses después de que el TSJCV aceptase, el 25 de mayo, investigar, por graves delitos de corrupción aunque parcialmente, a siete miembros del PP que son o habían sido altos cargos del PP valenciano y la Generalitat. Entre ellos, destacan el exvicepresidente del Ejecutivo Vicente Rambla; la expresidenta de Les Corts Milagrosa Martínez y el ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa.

Que, tras dos años dando largas, el TSJCV se aviniera a investigar las cuentas del PP y sus relaciones con la Gürtel eclipsó un hecho: ni la visita papal ni la presunta financiación ilegal en 2008 serían objeto de la nueva instrucción judicial. Y no lo serían pese a las presuntas magnitudes delictivas y económicas en juego.

Según la Policía, gracias a la visita que Benedicto XVI giró a Valencia en junio de 2006, la trama se embolsó casi tres millones en comisiones. El modus operandi fue clásico: un contrato amañado por el que Canal 9, la radiotelevisión pública valenciana controlada por la Generalitat, adjudicó la cobertura del evento mediante pantallas y equipos de sonorización a la constructora Teconsa, una de las empresas satélite de la trama. Como desveló Público, la agenda de Pablo Crespo, considerado el lugarteniente de Francisco Correa, confirma un dato relevante: Crespo sabía que el papa viajaría a Valencia antes de que el Vaticano lo confirmase. Y que el bocado sería para su grupo. El TSJCV entiende en cambio que no cabe hablar de una tropelía con sello valenciano: 'Se trataría de una operación más presuntamente diseñada por la organización de Francisco Correa de las que viene conociendo el TSJ de Madrid' .

El TSJCV también rechaza ver si hubo financiación ilegal

Pero el agujero negro de lo rechazado por el TSJCV no acaba con la visita del papa. Porque la segunda cuestión sustancial que el TSJCV rechazó investigar fue el presunto delito electoral (falsear las cuentas de la campaña) perpetrado por dirigentes del PP valenciano en 2008 con un objetivo que Pedreira explicaba así en su auto de inhibición: enmascarar 441.000 euros que empresas afines al PP y con múltiples contratos públicos pagaron a Orange Market por trabajos ficticios, así como camuflar también otros 405.450 euros abonados en negro a la misma Orange Market por el PP. Según el sumario, el objetivo de aquella gran operación de disfraz contable por importe de 846.000 euros fue borrar el rastro de la financiación ilegal del PP valenciano.

En el punto de las cuentas electorales de 2008, Anti-corrupción subraya una paradoja que Pedreira refleja en su auto: que el TSJCV ha aceptado investigar si la falsificación de facturas para camuflar entregas al PP en 2008 supuso un delito de falsedad documental, pero excluye investigar si esos mismos hechos entrañaron un delito electoral. Y 'ello destaca Anticorrupción a pesar, no sólo de tratarse de los mismos hechos, sino de que en los delitos cuya competencia se rechaza habrían podido participar personas aforadas ante el TSJ'.

La Fiscalía subraya la paradoja de investigar unos delitos y no otros

Pedreira llama a la puerta del Supremo después de que la Fiscalía le reclamase en julio la imputación de quien, durante la visita de Benedicto XVI, dirigía Canal 9: Pedro García Gimeno, destinatario, según la Policía, de una comisión de medio millón de euros. Pero que García Gimeno declarase como imputado ante Pedreira resultaba desde el comienzo inviable. Fuentes del caso subrayan que, desde que su inhibición en lo referido a Valencia, fue firme, el juez tuvo claro que nunca volvería a tirar de un solo hilo de esa madeja.