Público
Público

El pepino, de nuevo bajo sospecha

Afortunadamente esta vez las autoridades no han hablado de su país de procedencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pepino está de nuevo bajo sospecha en Alemania, aunque afortunadamente esta vez las autoridades no han hablado de su país de procedencia. Los científicos alemanes localizaron ayer en los restos de un pepino que estaba en un cubo de basura restos de la virulenta cepa O104 de la bacteria Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC), la misma que ha matado a 26 personas [25 en Alemania y una en Suecia] y se ha extendido por 15 países.

El contenedor pertenece a una familia de Magdeburgo, en la región de Sajonia-Anhalt (noreste del país), en la que todos sus miembros estaban infectados. Según el portavoz del Ministerio de Sanidad de ese Estado federado, Holger Paech, el padre y la madre (ambos de 50 años) están ligeramente enfermos, y la hija ya mayor es quien está más grave, con el síndrome urémico hemolítico (SUH), aunque presenta signos de mejoría.

La hortaliza llevaba una semana y media en un contenedor

Sin embargo, aún se desconoce la utilidad que tendrá esta prueba, pues no se sabe cómo llegó la bacteria al contenedor de basuras, que acumulaba varias toneladas de residuos. 'No está claro como llegó allí, y quizás no podrá saberse con total certeza' si fue directamente a través de los restos del pepino sospechoso, que llevaban en la basura por lo menos una semana y media, o de otro alimento, explicó Paech.

No obstante, al cierre de esta edición las autoridades seguían realizando análisis exhaustivos en el propio cubo, en los familiares, el vecindario e incluso en los supermercados donde la familia suele hacer la compra. Las autoridades consideran la prueba relevante, ya que es el primer alimento (y no paciente) en que se detectan trazas del serotipo O104 del germen de EHEC, y el hecho de que toda la familia haya enfermado resulta sintomático. Sin embargo, Sajonia-Anhalt no está considerada uno de los focos del brote, pues en la región apenas hay 32 infectados de un total de 1.900, de los que 670 están graves al padecer el SUH.

Se trata del primer alimento en el que se detectan trazas del serotipo O104

Tras reunirse con los ministerios regionales, el titular alemán de Sanidad, Daniel Bahr, explicó unas horas antes de conocerse el hallazgo del pepino que 'por desgracia, la infección aún no tiene un origen concreto'. En consecuencia, Alemania mantiene la alerta sobre el consumo de tomates, lechuga, pepinos y brotes de verduras. Mientras, el sector de agricultores alemanes denuncia pérdidas por valor de 50 millones de euros.

Bahr insistió en que, pese a que aún no se puede garantizar que no vaya a haber más casos en los próximos días, 'hay motivos para el optimismo', puesto que según el Instituto Robert Koch, los casos remiten. 'Hay indicios para pensar que Alemania ya ha pasado lo peor', dijo.

Mientras tanto, a pesar de que las 40 muestras de germinados requisados el domingo pasado de la explotación agrícola de Bienenbüttel (en Baja Sajonia) dieron negativo, la hipótesis de que pudiera ser un posible foco cobra cada vez más fuerza.

Y es que a los dos trabajadores de la finca que padecían diarreas graves (en una de ellas se había comprobado que era por EHEC) hay que sumarle una tercera empleada que habría caído enferma a causa del germen intestinal en mayo, según explicó en rueda de prensa el ministro de Agricultura del Land, Gert Lindemann. Es más, parece probable que algunas de las personas infectadas en Cuxhaven (uno de los principales focos de la epidemia en toda Baja Sajonia), habían consumido productos de la granja, que provee regularmente a restaurantes, hoteles y locales.