Público
Público

De las performances a las instituciones

El Partido Animalista ha logrado 44.795 votos en las elecciones autonómicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace una década, las performances eran la única herramienta que tenían las organizaciones que luchan contra el maltrato animal para tratar de llamar la atención de la sociedad sobre esta lacra. Hoy, sin abandonar esta práctica, estas entidades trabajan para intentar dar un giro a la estrategia de la década de 1990, mediante su entrada en las instituciones y la vinculación de su lucha a otros frentes, más allá del antitaurino.

'Es el que nos da más visibilidad, pero nosotros fomentamos una relación armoniosa general entre los humanos y el resto de animales: por medio de la legislación, la educación, la concienciación, la promoción del vegetarianismo y veganismo...', reivindica la portavoz del Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal (Pacma), Silvia Barquero.

En 2008, el Pacma se convirtió en la tercera fuerza extraparlamentaria

Para potenciar estas reivindicaciones la agrupación trata de promocionar la marca Partido Animalista. En las recientes elecciones municipales y autonómicas cosechó 44.795 y 27.190 votos, respectivamente. Fundado en 2003 y con pocos recursos, el partido ha presentado candidaturas en nueve autonomías y 34 municipios, aunque no ha alcanzado ninguna concejalía.

En las elecciones generales de 2008 se convirtió en la tercera fuerza extraparlamentaria, con exactamente los mismos votos que han logrado en estas autonómicas: 44.795. El dato es importante si tenemos en cuenta que, en las elecciones del pasado 22 de mayo, los votantes potenciales eran muchos menos: hubo cuatro regiones que no celebraron elecciones (Catalunya, Galicia, País Vasco y Andalucía) y otras cuatro en las que el Pacma no se presentó (Murcia, Extremadura, Navarra y Cantabria).

La campaña más tensa fue en Tordesillas, contra el Toro de la Vega

Barquero defiende que su objetivo 'no es gobernar', sino que los grandes partidos políticos incluyan las propuestas animalistas en sus programas. Por ejemplo: la modificación de la Ley de Seguridad Alimentaria para incluir la dieta vegetariana en los colegios y organismos oficiales.

El pueblo vallisoletano de Tordesillas, de 9.000 habitantes, fue el punto más caliente en el que el Pacma se presentó a las elecciones. Allí, los activistas hicieron campaña contra el polémico Toro de la Vega, pero apenas rascaron 26 votos. En 2007, fueron 19. 'Da igual el número de papeletas: nos presentamos porque allí hay algo que denunciar, aunque se nos eche el pueblo encima', defiende Barquero.

El discurso de las organizaciones animalistas ha logrado calar, especialmente, entre los jóvenes. A falta de un censo por edades, el Pacma presenta el termómetro de las redes sociales: en Facebook tiene 29.798 seguidores, por encima de los 29.631 del PSOE y los 12.329 de IU.

La asamblea del 15-M demanda la abolición de las corridas de toros

Además, en las últimas semanas estas organizaciones han encontrado un apoyo inesperado a sus reivindicaciones en el Movimiento 15-M. Una asamblea general celebrada recientemente en el campamento instalado en la Puerta del Sol de Madrid aprobó un manifiesto que demanda la abolición de espectáculos como los toros que, según la plataforma, violan los derechos de los animales.