Público
Público

"Soy una persona decente"

Baltasar Garzón, juez y asesor de la fiscalía de la Corte Penal Internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Baltasar Garzón recibió anoche el título de hijo adoptivo de Valverde del Camino (Huelva), su primer destino como juez. Y fue precisamente el mismo día en que el magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena ordenaba investigar sus cuentas y movimientos bancarios. En el momento de esta entrevista, mientras el juez viajaba a recibir la distinción municipal, aún no había trascendido la decisión del Supremo. Es más, su alegría por volver a estar junto a los amigos que dejó en Valverde casi 30 años atrás se mantuvo intacta durante toda la conversación telefónica.

'Tengo una cosa muy clara: hay que estar del lado de las víctimas'

El tono cambiaría horas después. 'No he recibido ni un céntimo de más de lo estipulado por la Universidad de Nueva York; no hay ninguna base legal para esta investigación, sólo me lo tenían que haber pedido', aseguró tras conocer la decisión del Supremo.

El juez solicitará declarar ante el Supremo en relación con su patrimonio y aseguró que 'no hay base legal para esta investigación'. 'Lo dije aquí, en el Tribunal Supremo y lo diré siempre, y quien afirme lo contrario, no dice la verdad', zanjó en Valverde del Camino, una comarca que sufrió especialmente la brutalidad de la represión franquista.

Tal vez por ello, aquel joven juez empezó a tomar conciencia de la importancia de lo que muchos años después se denominaría memoria histórica y es uno de los motivos por los que se arriesga a ser juzgado.

'No he recibido ni un céntimo de más de lo estipulado por la universidad'

¿Cómo se siente?

Muy bien. Estoy ya en Andalucía y, por tanto, en mi tierra, con la familia y amigos, recordando viejos tiempos que, a la vez, son nuevos.

Dejó usted una huella imborrable en este pueblo de Huelva allá por el año 1981. ¿Cómo recuerda ahora aquel primer destino profesional?

Sí, es un lugar que ha estado muy lleno de vivencias, de amigos y de estancias. Fue mi primer destino y fue importante no sólo durante el tiempo que estuve aquí, sino también desde que me fui hasta el día de hoy. Es un orgullo que a partir de hoy me consideren hijo adoptivo de este pueblo.

El alcalde de Valverde del Camino, el socialista Miguel Ángel Domínguez, ha dicho que con este título se le reconocen dos cosas: su calidad humana y su valentía profesional por todos los casos que usted ha abierto y ha investigado.

Bueno, pues es un doble agradecimiento que le tengo que hacer. La verdad es que la valentía o el compromiso debe estar marcado en cualquier profesional, y mucho más si es un profesional del Derecho. Por circunstancias profesionales, yo he estado en un puesto y sigo estando aunque ahora esté suspendido provisionalmente muy complejo como es la Audiencia Nacional. En él se investigan y se juzgan los crímenes más difíciles que pueden afectar a la sociedad española y a la sociedad universal cuando se trata de justicia universal.

¿Qué grado de complejidad tiene su trabajo?

Su complejidad exige tener muy claro lo que tienes que hacer y, siempre con apego a la legalidad, tomar decisiones que a veces son complejas. Siempre lo he visto así desde el principio y lo seguiré haciendo allí donde esté.

Estamos en Valverde del Camino, que usted conoce bien y donde, precisamente, se padeció especialmente la represión del franquismo.

Sí. Yo creo que la lucha por la memoria en España, y en cualquier parte del mundo, es la lucha de todos y es la lucha de la gente decente. Por tanto, yo me considero una persona decente y formo parte de ese gran número de miles y de millones de personas que pensamos que no se puede construir una sociedad sobre el olvido y sobre la falta de memoria y que no podemos volver la vista hacia otro sitio cuando tenemos ese problema delante.

No todo el mundo piensa igual que usted.

Cada uno, yo lo reconozco, lo afronta de una manera o de otra, pero creo que la fortaleza de la Justicia, la fortaleza de la sociedad y la dignidad de una sociedad y de la Justicia se ve en estos casos. Siempre tengo muy clara una cosa: que hay que estar del lado de las víctimas, hay que hacer todo lo posible porque lo que indignamente sucedió no se consuma por los tiempos de los tiempos.

¿Vuelve pronto a La Haya? [Ahora ejerce como asesor de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional mientras dura su suspensión cautelar como juez de la Audiencia Nacional].

Desgraciadamente no me puedo quedar en Andalucía porque tengo que volver efectivamente a La Haya, pero tiempo habrá en este año de hacerlo y de disfrutar de las delicias valverdeñas en todos los sentidos aunque algunas, para la línea, no son muy adecuadas. Pero merece la pena recordarlas también.

Parece que echa de menos Andalucía y su gastronomía especialmente.

Sí, absolutamente, absolutamente. Yo, como digo, soy andaluz hasta los tuétanos y desde las raíces hasta el final de los días.