Público
Público

"El personal hospitalario está desbordado"

Haití se moviliza para frenar el brote de cólera tras la muerte de 253 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El personal hospitalario está desbordado, nuestra prioridad es levantar otro centro de emergencia para llevar y aislar a todos los afectados y dejar así las estructuras sanitarias limpias para que no se mezclen unos enfermos con otros', relató ayer a este diario en conversación telefónica Francisco Otero, jefe de operaciones de Médicos sin Fronteras en Haití. Otero está trabajando a destajo desde el pasado día 19 en la localidad de Saint Marc, una de las zonas más afectadas por el brote de cólera. Hasta el hospital del municipio están llegando continuamente enfermos.

'Es vital que no llegue a la capital', dice el portavoz de una ONG local

'La situación es complicada, la gente llega con diarreas, deshidratados, con vómitos', relató Otero. En el centro hospitalario hay ingresadas actualmente 250 personas. 'Llegan todo tipo de pacientes: niños, mayores, hombres, mujeres... No podemos establecer un perfil claro de afectados', agrega este médico.

Además de trabajar en el norte del país, en la región de Artibonite, Médicos sin Fronteras ya ha reforzado su operativo en la capital, Puerto Príncipe, por si acaso la epidemia se extendiera.

De momento, la gente en la capital vive la situación entre la tensión y la cautela, según explicó a este periódico Michael Chauvet, director del periódico haitiano Le Nouvelliste. 'La gente está extremando las medidas de higiene y este fin de semana los que pretendían irse de la ciudad a visitar a parientes o a la playa han abortado sus planes por miedo a los contagios', señaló Chauvet.

La enfermedad ha entrado de lleno en la campaña electoral

La catástrofe del terremoto del 12 de enero está bien presente. 'Si el cólera llega a los campos de refugiados sería como un segundo terremoto', afirma Louis Ernz, presidente de la Federación Nacional de Jóvenes para el Desarrollo. Ernz ha declarado el estado de emergencia en su colectivo, compuesto por estudiantes de Medicina que trabajan en 50 de los campamentos de la capital haitiana. 'Hemos instado a preservar las normas sanitarias para evitar la propagación. Nuestros médicos se han reunido con los líderes de los campamentos para mantener la situación bajo control. Es vital que el cólera no llegue hasta aquí', alerta este hombre.

'Esto puede ser un desastre, pero la gente está tomando en serio las medidas que el Gobierno repite en las furgonetas que recorren la ciudad', señala Joel Joseph, uno de los activistas sociales del Campo de Marte, uno de los campamentos más grandes. 'Nada ha cambiado para bien en Puerto Príncipe. Nuestra situación es la misma o peor. La gente malvive, el Gobierno organiza y la sanidad es tan precaria Más nos vale que evitemos el cólera', insiste Ernz. Los rumores, que en Puerto Príncipe suelen agitar los predicadores religiosos, se han desatado de nuevo por culpa del cólera. 'Nos cuentan que los médicos amenazan con abandonar los hospitales por la epidemia', destaca Joel Joseph.

El cólera ha entrado además de lleno en la campaña para elegir presidente en las elecciones del próximo 28 de noviembre. Distintos candidatos han exigido al Gobierno una respuesta inmediata. 'Es un escenario de catástrofe, pero la población no debe entrar en pánico', manifestó Mirlande Manigat, que encabeza todas las encuestas de intención de voto. Algunas voces ya se han alzado para pedir la suspensión de la jornada electoral.