Público
Público

Dos personas mueren por una explosión de una bombona de gas en Miranda de Ebro

La deflagración ha provocado un incendio que ha calcinado la vivienda y ha provocado daños en el tejado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Ver mapa más grande

Dos personas han fallecido este miércoles en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro como consecuencia de una explosión de gas ocurrida en una vivienda, que posteriormente se ha incendiado, han informado a Efe fuentes del Cuerpo Nacional de Policía y del Servicio de Emergencias del 112.

Los dos fallecidos en el incendio registrado esta mañana en Miranda de Ebro (Burgos) estaban solos en el domicilio, en el que viven habitualmente otras dos personas, ha confirmado la subdelegada del Gobierno en Burgos, Berta Tricio.

A la espera de las conclusiones de la investigación que se ha abierto para determinar con más precisión lo sucedido, Berta Tricio ha señalado que la causa podría estar en la explosión de una bombona de gas butano.

De manera inmediata a la explosión, hacia las once de la mañana, se ha desencadenado un incendio que ha dejado calcinada la vivienda, situada en el tercer y último piso del número 40 de la calle Santa Lucía, en el centro de esta localidad del norte de la provincia de Burgos, y ha provocado daños en el tejado del edificio, que ha sido desalojado.

Cuando han llegado al lugar los efectivos del servicio de emergencias 112 han encontrado los cadáveres de dos personas de mediana edad. Aunque sus identidades no se han facilitado, la propia subdelegada del Gobierno ha confirmado que se trata de un hombre ecuatoriano y una mujer boliviana.

El suceso se ha producido al mismo tiempo que los príncipes de Asturias llegaban a la localidad para realizar una visita a unas instalaciones ferroviarias y el polígono industrial de Ircio.

Su Alteza el Príncipe Felipe ha hecho en su discurso una referencia al suceso, al que se ha referido como una 'noticia trágica' y ha transmitido su 'solidaridad y pésame' por lo ocurrido.

Se trata del cuarto siniestro con víctimas mortales registrado en España en lo que va de año de este tipo, con un balance total de ocho fallecidos.

El accidente más grave tuvo lugar el pasado 22 de mayo, en la ciudad de Logroño, donde cuatro personas -un hombre y una mujer, ambos de 39 años y de origen chileno y argentino, respectivamente, y sus dos hijos, una niña de 8 y un niño de 9- murieron como consecuencia de una explosión provocada por una bombona de butano.

El siniestro, en el que otras nueve personas resultaron heridas, afectó a la fachada del edificio, que fue declarado en ruina por el Ayuntamiento de la ciudad.