Público
Público

El peso del 'voto protesta' el 22-M

Un estudio muestra que el 15-M influyó de forma visible en el resultado de 51 localidades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una pregunta que se han hecho politólogos y sociólogos es qué efecto tuvo en las elecciones municipales el 15-M y su llamada al voto protesta. Para dar respuesta a esta cuestión, el profesor de Sociología Manuel Jiménez, de la Universidad Pablo Olavide, analizó los resultados y el peso de los indignados en 89 municipios de más de 75.000 habitantes. Su conclusión es clara: 'Existe una relación entre las movilizaciones y acampadas y el voto protesta'.

Del análisis de tres variables -voto en blanco, voto nulo y el resultado de los dos partidos mayoritarios en los comicios de 2007 y 2011-, se observa que en 51 de esos 89 grandes municipios 'es más visible la asociación entre el 15-M y el voto protesta', apunta Jiménez. En este grupo están ciudades como A Coruña, Alicante, Barcelona, Castellón, Granada, Madrid, Málaga, Marbella, Oviedo, Pamplona, Santiago, Valencia, Valladolid y Vigo, entre otros.

Los participantes se sitúan claramente a la izquierda en la escala ideológica 

En estas localidades, el voto nulo aumentó de media 1,7 puntos porcentuales y el blanco, uno. El apoyo a los partidos mayoritarios descendió en promedio un 8%, según detalla el informe titulado ¿Influyó el 15-M en las elecciones municipales?, que también subraya que en un 63% de los municipios donde la incidencia del voto protesta fue mayor se celebraron manifestaciones el 15-M.

Este porcentaje se reduce al 23% en el grupo formado por las otras 38 localidades, donde el impacto ha sido menos perceptible. En ellas, el voto nulo se incrementó en 1,3 puntos porcentuales respecto a 2007 y el voto en blanco, un 0,5. El apoyo a los partidos mayoritarios bajó de media tres puntos. En  este grupo hay sorpresas, señala Jiménez, al referirse a la presencia de Sevilla. 'El voto blanco aumentó un 0,7%, el nulo, 1,5% y la caída del voto a los partidos mayoritarios es sólo de tres puntos', describe, señalando que 'el aumento del PP puede haber contrarrestado' el impacto de los indignados.


Por otra parte, el estudio realizado en Salamanca muestra un aumento de la abstención entre los indignados. En concreto, sólo un 56% acudió a votar, diez puntos menos que la participación obtenida en el total de España.  Entre los que se acercaron a las urnas, un 79% optó por un partido minoritario y un 15% se decantó por el voto en blanco o el nulo. Estos datos contrastan con la media en España, donde PSOE y PP obtuvieron el 64,05% de las papeletas; el voto en blanco fue el 2,54% y el nulo se quedó en el 1,7%.