Público
Público

Píldoras del expresident Camps difíciles de olvidar

El presidente "más respaldado de la historia de las democracias occidentales", al que le daba "risa" la causa de los trajes deja tras de sí declaraciones sin desperdicio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El President ya no será President, pero deja tras de sí una gran retahíla de frases memorables que quedará en el recuerdo de todos los que han seguido su trayectoria.

Aunque en alguna ocasión no ha dudado en hacer gala de su esporádica humildad, como cuando dijo ser 'un vecino más al servicio de los sentimientos, anhelos y preocupaciones de los cinco millones de ciudadanos de la Comunidad', Francisco Camps siempre ha demostrado estar encantado de haberse conocido.

Lo mostró el pasado mes de febrero, cuando afirmó ser el 'el candidato más respaldado de la historia de las democracias occidentales', y en marzo, respecto a las elecciones autonómicas: 'Soy el president con mayor aceptación de la historia', se jactaba.

Pero también en 2009, cuando aseguró: 'Todos los valencianos me deben mucho porque he sacado adelante a la Comunidad Valenciana'.

El ya expresident de la Comunidad Valencia siempre ha estado seguro de que la justicia le sería favorable, algo que ha seguido manteniendo hoy. 'Quedan uno o dos escaloncitos y esta cuestión absurda será pasado', 'la fuerza de la democracia es tan fuerte, que se llevará por delante esta cuestión y hace que cualquier obstáculo parezca menor', afirmaba el pasado 8 de julio después de que el juez Flors ratificase en el auto que había pruebas de cohecho.

Incluso ha echado mano de la cultura para reflejar su tranquilidad ante el proceso de la causa de los trajes: 'No me preocupa nada, como a Juan sin miedo, porque nada temo. (...) El proceso es de risa', sentenciaba cuando el Tribunal Supremo decidió reabrir el caso.

Agradecido por los apoyos de su partido, siempre ha manifestado su sentir hacia el presidente, Mariano Rajoy: 'Cuando yo estaba mal y sufría, pensaba en ti y me animaba. Mariano, tú eres mi escudo', expresaba en el Comité Ejecutivo Nacional del PP en 2009.

Sobre la oposición, sin embargo, no ha tenido contemplaciones y ha expresado sus suposiciones en mayúsculas. Al presidente del Gobierno lo calificaba de 'tragedia nacional' por su gestión autonómica. Lo hizo cuando se le preguntó el pasado 12 de julio por su posible implicación en un delito de cohecho impropio pasivo y contestó que 'lo importante de verdad para todos los españoles es la situación económica en la que estamos, que es gravísima'. 

Considerando desde el principio que el caso Gürtel era una caza de brujas orquestada por el Gobierno y considerándose 'víctima de un proceso abierto contra todo un partido', se mostraba desafiante con los supuestos culpables: 'Los socialistas dejarán el Gobierno por dos G. GAL y Gürtel, este caso les arrastrará'; y calificaba el caso como la 'única estrategia posible' para derrotarle: 'Estoy siendo atacado porque no hay manera de ganarme si no es fuera de las urnas', aseguraba Camps. 

También ha sabido mostrarse trágico, como en noviembre, cuando respondía así a un portavoz socialista en las Cortes valencianas: “A usted le gustaría que yo apareciese boca abajo en una cuneta”.

Se va dando las gracias a aquellos por los que siempre se ha sentido querido, de los que ha 'recibido miles de muestras de apoyo': 'Los valencianos me gritan ‘presidente, presidente' cuando me ven por la calle', contaba en mayo de 2009, cuando estaba siendo interrogado por el juez Flors. Afirmando que 'la Comunidad Valenciana es lo más grande que hay', se ha despedido de su cargo como President denunciando una 'barbarie que han ido cosiendo para tratar de tapar la ilusión democrática'. Serán sus últimas declaraciones sin desperdicio. Como dirigente de la Comunidad Valenciana, claro está.